test

Sanando a la comunidad

Publicado: 25 Abril 2017
El apóstol Pablo en una de sus cartas contrasta el amor con cosas que el hombre pensó y sigue pensando que son muy importantes. Primero, él contrasta el amor con la elocuencia. La elocuencia es un don noble que puede usarse para animar a las almas desalentadas y levantar la voluntad del hombre a lograr propósitos nobles y buenas obras. Pablo dijo, “Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe” (1 Corintios 13:1). Y todos sabemos ¿por qué? Porque todos en algún momento hemos escuchado mensajes elocuentes pero con el tiempo nos hemos dado cuenta que eran palabras sin emociones, palabras vacías porque carecían de amor. Pablo contrasta el amor con la profecía, la fe y la caridad. ¿Por qué el amor es más grande que la fe? Porque el final es mayor que el medio que usamos. ¿Cuál es el uso de tener fe? Es para conectar el alma con Dios. ¿Y cuál es el objeto de conectar al hombre con Dios? Para que él pueda llegar a ser como Dios. Porque Dios es amor (1 Juan 4:8). El amor, por lo tanto, obviamente es más grande que la fe. “si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy” (1 Corintios 13:2). Y ¿por qué el amor es mayor que la caridad? Porque todo es mucho más que una parte. La caridad es una pequeña parte del amor. Es una de las innumerables avenidas del amor, e incluso puede haber, mucha caridad que se hace sin amor. Es muy fácil dar un dólar a un mendigo en la calle. Es generalmente más fácil hacerlo, a que no hacerlo. Sin embargo, el amor es mucho más que eso. Si realmente amamos a la persona haríamos más. “Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y no tengo amor, de nada me sirve” (1 Corintios 13:3). Pablo termina hablando de sacrificio. “Y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve” (1 Corintios 13:3). Una persona no puede dar nada más grande que la impresión y el reflejo del amor de Dios. Porque el amor es el lenguaje universal. La historia nos cuenta acerca de la vida del doctor David Livingstone. Él vivió en el corazón de África, cerca de los Grandes Lagos hace muchas décadas atrás. En un tiempo cuando la gente de aquel lugar nunca había visto un hombre blanco. Aunque ellos no podían entender al doctor; ellos sentían el amor que latía en elcorazón de Livingstone. Ellos sabían que era amor, aunque el doctor no hablaba su lenguaje. Querido lector, ya sea que usted se encuentre en el trabajo, en el hogar, la iglesia o dónde quiera que sea;recuerde: “Todas vuestras cosas sean hechas con amor” (1 Corintios 16:14). Si tienepreguntas o comentarios, escriba a [email protected] o al P. O. Box 23067, New Orleans, La 70183-0067.
Volver

Comentarios