test

La capilla que sobrevivió a los ataques del 11-S podría desaparecer

Publicado: 08 Mayo 2017

La capilla de Saint Joseph sobrevivió a los ataques terroristas del 11 de septiembre, pero este humilde refugio que acogió a víctimas y héroes del peor atentado contra Estados Unidos corre hoy el riesgo de desaparecer, ahogado por el precio de su alquiler en el revitalizado sur de Manhattan.

Situado a menos de 1,640 metros del lugar en el que se alzaban las Torres Gemelas, el pequeño santuario católico se convirtió durante semanas en un centro de mando improvisado para los equipos de rescate tras los ataques y ejerció de refugio para víctimas y otras personas que necesitaban un espacio para reflexionar.

"Estoy devastada", dijo a Efe Justine Cuccia, una feligresa que lucha contra el cierre de la capilla desde la agencia del distrito local y considera que la Iglesia está "decepcionando" a su comunidad. "Prometieron no olvidar y están olvidando", añadió.

Las cuentas de Saint Joseph son desde hace varios años un lastre para la parroquia de la zona sur de Manhattan a la que pertenece, junto a las iglesias de Saint Peter y Our Lady of the Rosary, y de la que además es prestataria.

"El alquiler solía ser de $85,000 al año y se incrementó en marzo de 2014 hasta unos $265,000. Es absurdo, no debería haber ocurrido nunca", explicó Cuccia.

La capilla habrá de desembolsar como mínimo este año $292,000 por gastos de alquiler a la firma inmobiliaria LeFrak, que gestiona el complejo residencial donde está ubicada.

Según el balance del ejercicio pasado, la parroquia entera tenía un déficit de $754,972, arrastrado en buena parte por la capilla Saint Joseph, cuyos gastos de alquiler -incluyendo multas e impuestos- ascendieron a $369,000 mientras que sus ingresos apenas sumaban unos $164,000.

La arquidiócesis de Nueva York, que engloba los cinco distritos de la ciudad, prestó $540,431 a la parroquia, con lo que el total de la deuda con el organismo religioso alcanzaba los $1.3 millones.

LeFrak y la parroquia negocian estos días una reducción del precio del alquiler pero, aun así, el montante podría ser demasiado alto para superar unas "significativas pérdidas operativas" que, según el consejo financiero de la parroquia, "no son sostenibles".

Saint Joseph, fundada en 1899 e integrada en la primera parroquia católica del estado de Nueva York, cuenta con la carga simbólica de haber sido escenario de la tragedia neoyorquina y protagonista en la vuelta a su normalidad.

Volver

Comentarios