test

Sanando a la comunidad

Publicado: 10 Marzo 2018

Qué tan tolerante es usted? ¿Le molestan las ideas de los demás muy fácilmente? Especialmente de aquellos que piensan diferente. ¿Le estorban las peculiaridades y características de los demás? En esta ciudad encontramos la bendición de que hay muchas culturas, creencias, valores y estilos de vida. Pero al haber tanta diversidad hay un desafío mayor para poder convivir juntos. ¿Qué entendemos acerca de la tolerancia? ¿Hasta dónde llega esta?

Tolerar es permitir los puntos de vista, forma de vivir y creencias de los demás. En otras palabras ser libre de prejuicios. Sin embargo debemos tener mucho cuidado de no abusar del concepto. Hoy en día la palabra tolerancia tiene que ver con el pensamiento que sostiene que el pecado no existe. Por lo tanto, el hombre debe de actuar de acuerdo a la atracción natural de sus placeres físicos y materiales. Se debe respetar los diferentes gustos, tendencias, inclinaciones y moral de los demás sin criticarlas, condenarlas o denunciarlas, conviviendo en un ambiente de comunión. La nueva tolerancia es definida como un punto de vista en el que todos los valores, creencias y estilos de vida son iguales. Así que debemos apoyar las creencias y comportamientos de todos. Por lo tanto, debemos apoyar y respetar a aquellos que trafican niños y adolescentes como estilo de vida. No deberíamos criticar a padres y esposos que abusan de una manera física, emocional y mentalmente a su familia. Deberíamos vivir en comunión y apoyar las creencias de grupos extremistas y ser tolerante con toda persona que elige robar, matar, vender droga y estafar como estilo de vida. Pues si no lo hacemos, seríamos catalogados como personas intolerantes.

El Señor Jesús vino a un mundo donde la intolerancia y el prejuicio existían. Él vino a un mundo que consideraba a las mujeres como inferiores a los hombres y donde los líderes religiosos despreciaban a la gente común. Vino a un mundo donde la gente de baja condición económica era discriminada. Aunque Jesús fue amable, paciente y tolerante con las distintas clases sociales de ese entonces, nunca fue tolerante con las conductas obscenas, deshonestas, hipócritas y de maldad. ¡NUNCA fue tolerante con el PECADO!

La tolerancia no es rebajar los altos estándares morales que Dios nos ha dado para hacer que los demás se sientan más a gusto, sino que consiste en mantener los altos estándares y motivar a los demás a desarrollar un carácter aceptable sin rechazarlos cuando fallen. No se trata de perdonar el fracaso, sino de comprender que el fracaso es necesario en la vida de todos y que es inevitable en el crecimiento. ¿Cuál es el límite de lo que es permisible aceptar y lo que no se puede tolerar? La respuesta es el pecado y solo Dios nos dice que es (2 Timoteo 3:16-17).
El apóstol Pablo dijo, “No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus apetitos; ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia” (Romanos 6:12-13).

Si tiene preguntas o comentarios, escriba a [email protected] o al P. O. Box 23067, New Orleans, LA 70183-0067.

Volver

Comentarios