test

Sanando a la comunidad

Publicado: 26 Junio 2018 | Visto 278 veces

Hoy en día la tecnología nos da la oportunidad de obtener abundante información. Solo algunas décadas atrás está información se podía obtener de boca en boca o en algunos libros. Toda persona con solo oprimir algunas teclas puede recibir mayor conocimiento intelectual cualquiera sea el tema. Desde hace mucho tiempo la televisión, el cine, la computadora, la tableta y el teléfono han sido instrumentos que bombardean a hombres y jóvenes con todo tipo de ideas. Desgraciadamente, no todo lo que uno lee, ve y escucha de estos medios es verdad. Muchos hombres han elegido llamar a lo bueno, malo y a lo malo, bueno. Sus ideas de ¿qué es un hombre? están muy lejos de la realidad.

Si queremos tener una visión correcta de lo que es un verdadero hombre, necesitamos buscarlo en las Escrituras. En la Biblia hay muchísima información que podemos confiar.

Un hombre verdadero entiende para qué Dios lo ha diseñado y qué debe hacer. Un hombre verdadero lleva a cabo con humildad su tarea de ser el líder espiritual de su hogar. Todo hombre verdadero no tiene miedo a decidir cambiar de dirección en su vida, cuando se da cuenta que está yendo en una dirección equivocada. Todo hombre honra a sus padres mientras éstos viven. Un hombre verdadero siempre encuentra tiempo para la oración diaria y lectura de la Palabra. Él no tiene miedo al trabajo duro, pues valora el trabajar duro. Todo hombre verdadero no tiene miedo a decir, “me equivoque,” “lo siento,” “por favor, perdoname” sin importar quién sea la persona.

Todo hombre toma tiempo para dedicar a sus hijos, no solo para conocerlos más sino también para prepararlos espiritualmente. Su meta es convertirlos en hombres de bien. Un hombre verdadero no teme defender lo que es correcto y enfrentar el mal. Él involucra su vida en la iglesia, pues siempre hay tareas en las que puede ayudar. Todo hombre escucha con mucha atención a aquellos que son mayores y tienen más experiencia en la vida. Un hombre verdadero elige invertir tiempo en la vida de los jóvenes. No tiene miedo a ser fuerte cuando las circunstancias lo requieren, pero ser amables y compasivos con aquellos que lo necesitan. Todo hombre aprende de sus equivocaciones, pues su meta es convertirse en el mejor hombre posible.

Todo hombre verdadero toma tiempo y elige tratar a su esposa como la flor más bella, teniendo un corazón únicamente para ella. Él elige conducir su vida y sus negocios con toda honestidad y se involucra en las necesidades que hay en su comunidad, comenzando con sus vecinos. ¡Todo hombre no tiene miedo a seguir a Jesús!

Vivimos en un tiempo donde los valores morales, las virtudes y las verdades están tan mesclados que mucha personas en la sociedad ya no saben qué es verdad. Nuestra comunidad, la iglesia y familias necesitan de hombres verdaderos que quieran ser ejemplos para las futuras generaciones.

Si tiene preguntas o comentarios, escriba a [email protected] o al P. O. Box 23067, New Orleans, LA 70183-0067.

Volver

Comentarios