test

Sanando a la comunidad

Publicado: 11 Octubre 2018 | Visto 158 veces

Cuando leemos las Sagradas Escrituras vemos que Jesús elogio las virtudes y la fe de muchas personas. En Mateo 9:10 hablando del centurión (soldado romano) dijo, “ni aun en Israel he hallado tanta fe.” Lo mismo dijo acerca de una mujer cananea en Mateo 15:28, y de la buena obra que otra mujer hizo estando Él en la casa de Simón el leproso en Mateo 26:10. Asimismo en el último capítulo de Proverbios podemos leer muchos cumplidos a la mujer virtuosa.

¿Qué tan a menudo escucha usted un cumplido? ¡Gracias por tomar tiempo para ___! ¡Muy buen trabajo! ¡Gracias por tu esfuerzo! ¡Gracias por tus palabras de ánimo! ¡Gracias por estar orando por mí! Todos necesitamos escuchar mucho más cosas positivas en nuestras vidas de las que solemos escuchar. ¿Por qué es esto tan importante? Porque ayudará al crecimiento del valor y auto estima de cualquier persona. Los hombres y las mujeres trabajan tanto por las posesiones, el prestigio y mucho más; olvidándose que el alma de la gente es lo más importante. La sociedad nos ha hecho creer que si damos un cumplido, destacamos o elogiamos las virtudes o las buenas obras de una persona, uno está ayudando a que esa persona se transforme en orgullosa o piense de sí misma más de lo que debe pensar. ¡Esto no es verdad!

Cada vez que dos personas interactúan dejan una impresión positiva o negativa, sin importar si esta es superficial o profunda. Cada día tenemos muchas oportunidades para edificar y animar o para derribar o desanimar a las personas. Con unas pocas palabras uno puede hacer que el día de alguien sea mejor. Esta acción no cuesta nada y solo toma algunos segundos de nuestro tiempo. Con solo algunos segundos, uno puede escribir y enviar un mensaje por el teléfono. Con solo 44 centavos, uno puede enviar una tarjeta por correo. ¿Cuándo fue la última vez que usted dio un cumplido a alguien? ¿Qué tan a menudo lo hace? Salomón dijo, “El hombre se alegra con la respuesta de su boca; y la palabra a su tiempo, ¡cuán buena es!” (Proverbios 15:23). Es verdad, la palabra en el momento indicado, ¡CUAN BUENA ES!

Hay muchas personas que piensan “Tú no puedes tener tu balde lleno, mientras que el mío está vacío.” Estás personas motivadas por celos, envidia, resentimientos eligen enviar quejas, críticas y un negativismo en general. Por lo tanto, lo único que pueden recibir es: quejas, críticas y un negativismo en general. El apóstol Pablo dijo que cosecharemos lo que hemos sembramos (Gálatas 6:7). La vida es como un búmeran. A medida que edificamos y animamos la vida de otras personas, nos estamos edificando y animando a nosotros mismos. Aquí hay algunos conceptos para dar un cumplido: (1) Felicite a la persona directamente. (2) Mírelo a los ojos. (3) Felicite a la persona por algo que hizo y no por algo que no es responsable. (4) Sea específico. (5) Sea breve. (6) Sea honesto. (7) Dígalo con una sonrisa. Recuerde que Dios siempre está mirando la intención del corazón (Mateo 15:18-20; Hebreos 4:12). No deje pasar las oportunidades. La palabra a su tiempo, ¡Cuán buena es!

Si tiene preguntas o comentarios, escriba a [email protected] o al P. O. Box 23067, New Orleans, LA 70183-0067.

Volver

Comentarios