test

Crece la oposición a la reforma del papa Francisco a la iglesia católica

Publicado: 13 Marzo 2017

El camino de reformas que comenzó hoy hace cuatro años el papa Francisco atraviesa su momento más delicado con la oposición de una pequeña, pero poderosa, parte de la Curia que pone trabas a cualquier cambio en la Iglesia católica.

La caja blanca que Benedicto XVI entregó a Francisco en Castel Gandolfo pocos días después de ser elegido el 13 de marzo de 2013 con los fascículos de los problemas internos en la Curia sigue siempre presente en el pontificado del papa argentino.

Los problemas son los mismos: una ala interna de la Iglesia católica que rema contra el pontífice y sus decisiones, pero los protagonistas han cambiado y ahora se están haciendo oír.

Francisco explicó tras ser elegido que durante las asambleas previas al cónclave la mayoría de los cardenales pedía reformas en una Iglesia demasiado encerrada en el Vaticano, con una estructura demasiado compleja y poco transparente en sus cuentas, y comenzó con ahínco su faena.

El exarzobispo de Buenos Aires comenzó así con su pequeña revolución y lo primero fue apostar por decisiones colegiales y no autoritarias.

Decidió crear una comisión de ocho cardenales, a los que se sumó el Secretario de Estado, Pietro Parolin, que se ocupase de la reorganización de la estructura de la Curia, el Gobierno de la Iglesia católica, para hacerla más ágil y menos costosa.

Algunos de los cambios ya se han podido observar, como la creación de un Pontificio Consejo de la Comunicación o una Secretaría de Economía, que está poniendo orden en las cuentas del Estado pontificio, así como la total transparencia asegurada por el Banco Vaticano.

Volver

Comentarios