test

Croacia, la gran sorpresa del mundial de Rusia, ya es finalista; y buscará el titulo enfrentando a Francia el próximo domingo

Publicado: 12 Julio 2018 | Visto 259 veces

Con goles de Ivan Perisic y Mario Mandzukic, Croacia venció por 2-1 a Inglaterra en el Estadio Luzhniki de Moscú y ya se metió en la gran final del Mundial Rusia 2018, la cual disputará este domingo 15 contra el cuadro de Francia.

Los pupilos de Zlatko Dalic vencieron con el físico deshecho, que no el orgullo ni el honor, después de remontar un tanto encajado en el minuto 5 y de forzar la prórroga por tercer encuentro consecutivo. Y es que, tras una fase de grupos primorosa, en la que doblegaron a Nigeria, Argentina e Islandia, los Vatreni alteraron su ruta. Su continuidad pasó a depender del funambulismo.

En dos tandas de penaltis culminadas por Ivan Rakitic, ante Dinamarca y Rusia, hilaron su progreso hasta semifinales.

La historia del conjunto ajedrezado pudo eternizar, ya así, al grupo capitaneado por Luka Modric, como en 1998 a Davor Suker, Robert Prosinecki y compañía; pero, coincidiendo con el vigésimo aniversario de aquel bronce, la ‘Generación del 2018’ mereció un lugar todavía más preeminente en la memoria del fútbol croata.

Los once elegidos por Zlatko Dalic no pudieron oxigenar desde el arranque sus músculos a través del toque de Luka Modric, porque los Tres Leones impusieron su vértigo, evitando que el pulso pasase por el medio, ahí donde el ‘10’ madridista e Ivan Rakitic son normalmente los catalizadores del juego.

A Modric, de hecho, se le esperaba desafiante desde el inicio ante la meta defendida por Jordan Pickford, pero arrancó la semifinal más cerca de su área.

Y en la zona central, próxima al semicírculo, cazó a Dele Alli.

Esa falta habilitó a Kieran Trippier para un formidable golpeo que terminó en gol, en el minuto 5, lo que obstaculizó la hazaña.

Croacia hizo su juego, administrando su energía, sus fuerzas por el desgaste de irse al alargue de 120 minutos en en dos partidos, pero al final logra oxigenarse, y remonta un marcador que los catapulta a la sima y a la grandeza del fútbol mundial.

En los tres últimos partidos que disputaron —ante Dinamarca, la anfitriona Rusia e Inglaterra— sobrevivieron a los agotadores 120 minutos, y en dos de los encuentros, también a la tanda de penaltis, y eso que en estos enfrentamientos los croatas tuvieron que remontar el marcador, ya que comenzaron perdiendo frente al rival.

Además, cabe destacar que Croacia es el segundo país menos poblado que alcanza una final de la Copa del Mundo, sólo por detrás de Uruguay, según los datos proporcionados por MisterChip a través de su cuenta oficial en la red social Twitter.

Se trata de toda una sorpresa la de esta selección, que no figuraba entre las favoritas antes del inicio del torneo; no obstante, al examinar su trayectoria en esta cita mundialista, se hace evidente la verdadera clave del triunfo, que reside en la valentía y en las inmensas ganas de avanzar lo más lejos posible que han demostrado los chicos de Dalic.

El equipo que hasta ahora sigue invicto en el campeonatohizo notable su presencia desde la fase de grupos, dejando boquiabiertos tanto a los especialistas como a la afición tras su victoria por 3-0 contra la Argentina de Messi.

El atacante del Juventus condensó en sí toda la gloria en un mágico minuto 109. Tras un sutil cabeceo de Perisic encontró el balón donde quería: presto para fusilar con su zurda a Pickford en una acción que convierte a Croacia en finalista.

Estrenará esa condición este domingo, ante el equipo ‘bleu’, con la convicción de poder tumbar también al vencedor de la edición de 1998. Ésa en la que Croacia firmó la segunda página más relevante de su historia.

Volver

Comentarios