test

LA O.E.A y la Embajada en Honduras encasquetan Presidente

Publicado: 19 Diciembre 2017

Contra la voluntad del pueblo hondureño expresada en las urnas en elecciones realizadas el 26 de noviembre, la Organización de Estados Americanos por sus siglas O.E.A y la Embajada Norteamericana en Tegucigalpa, instrumentaron la misma jugarreta política realizada que en el 2013, imponiendo a un Presidente de forma ilegal ya que la misma Constitución del país prohíbe la reelección.

En un fraude descarado donde se vio la compra de votos, electores muertos votando, personas no residentes en el lugar votando con cedulas alteradas, actas y cuadernillos de control adulterados, sin faltar los famosos apagones de luz que permitieron en este caso inflar el conteo a favor del candidato del gobierno, que desde la sede central llamada Tribunal Supremo Electoral estaba monitoreando los recuentos.

Mientras las horas y los días transcurrían el sainete también, corridas y venidas de gente extraña se notaban en el predio electoral, desde lejos se notaba el gesto de la doble moral, donde seguramente se estaba concretando el mas horrendo crimen de Lesa Patria, violando descaradamente la soberanía de un pueblo que ha luchado por lograr que Honduras sea una nación libre, soberana e independiente como le han hecho creer al pueblo. Siempre hemos sido y seguiremos siendo una colonia dependiente, primero de los españoles e ingleses y ahora hasta nuestros días del imperialismo norteamericano que está dispuesto que en nuestra América Latina no surja un régimen progresista, mucho menos que levante banderas del socialismo del Siglo XX1.

De esta manera se enclava por muchos años mas una colonia bananera, cocainera y remesera que pierde su dignidad, su orgullo y su razón de ser, como nación y que solo podría ser restaurada en el batallar permanente con líderes honestos en las calles donde muchos mártires dejaran su sangre. hasta ahora van 20 los muertos y serán muchos más, pero ese es el único camino y ese será el único camino y serán los estudiantes, los obreros, los campesinos, los profesionales a quienes les corresponde el privilegio de ser los protagonistas del logro del cambio que Honduras merece y necesita. Por ahora la Embajada y la OEA han confiado más en un personaje corrupto y han menospreciado la voluntad de un pueblo noble. Pero la vida tarde o temprano les pasara la factura.

Volver

Comentarios