test

Adiós a los alivios migratorios en la era Trump

Publicado: 10 Enero 2018

Muchos de los que votaron por el presidente Donald Trump y defienden su manera de hacer política me dicen que lo que el presidente ha hecho al ponerle fin a los alivios migratorios, como el DACA, TPS, y muchos otros, es obligar a los representantes del Congreso de este país a que hagan su trabajo y escriban una ley real que termine con el espejismo de hacerle creer a la gente que con estos alivios migratorios temporales podrán vivir por siempre en este país.

Cualquiera que sea la justificación que sus partidarios den, una cosa es cierta y es el hecho que en la era Trump se acabaron las concesiones, cada vez son menos los alivios migratorios que quedan para proteger a los inmigrantes. Delia Franco, abogada que practica ley migratoria en Los Ángeles, dijo en una de sus declaraciones a los medios locales que “No hay términos medios. Todo es deportación o es residencia, siempre y cuando hayan méritos”.

La abogada de Migración Miriam Crespo que ejerce en New Orleans, Louisiana también ha alzado su voz en múltiples ocasiones en relación a la forma en la cual lo jueces de Inmigración toman sus decisiones. “La ley de migración se ejecuta en base a discreción, no estamos peleando contra una regla sino con la opinión de una persona”. Como no estar preocupados si para los mismos profesionales acostumbrados a lidiar con estos casos los caminos se van cerrando.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) anunció la terminación del TPS para 5,300 nicaragüenses, los cuales deberán abandonar Estados Unidos para el 5 de enero de 2019. Para cerca de 60,000 haitianos, y cerca de 200,000 inmigrantes salvadoreños. El único grupo que falta por determinar son los hondureños, a quienes se les dio una extensión de 6 meses que vence el 5 de julio.

Es bastante complicado entender, como pones en la cuerda floja a miles de inmigrantes que llevan toda una vida en este país, como carne de cañón para que un grupo de legisladores que hasta hoy no han resuelto nada en materia migratoria, resuelvan en pocos meses el destino de miles de personas. Quiero ser optimista y pensar que los miembros del Congreso todos padres, hijos, abuelos, aplicaran misericordia a esta situación política que sigue dividiendo a demócratas y republicanos y está causando una profunda inestabilidad económica y política en el país.

Mientras son peras o son manzanas los inmigrantes en Estados Unidos tienen la responsabilidad de hacerse ciudadanos americanos y registrarse para votar cada periodo de elecciones. Esta conversación que lleva años realizándose necesita acción, si este es el país que queremos para nuestras futuras generaciones es necesario que cambiemos la mentalidad del cangrejo y apoyemos a nuestros representantes con la confianza que este es el principio del movimiento latino que ya comenzó a despertar en este país. Lo hecho, hecho esta y no hay marcha atrás, ahora solo nos toca ver al futuro y preparar las acciones que fortalezcan a nuestra comunidad, unámonos y hagamos la diferencia a través de nuestro voto.

Volver

Comentarios