test

La Temporada de Huracanes Casi Termina, Pero Para Algunos los Desastres Continúan

Publicado: 10 Noviembre 2017

La temporada de huracanes casi termina en Louisiana, y para la mayoría de los residentes, tendrán una cosa menos de la que preocuparse en los próximos meses. Pero para nuestras comunidades de inmigrantes, particularmente los indocumentados, la temporada de desastres nunca termina. El tipo de desastre que esta comunidad teme constantemente es hecho por el hombre. Para los trabajadores y familias indocumentados en los Estados Unidos, las inundaciones, los huracanes y los incendios forestales presentan graves amenazas para la supervivencia. Sin embargo, estos desastres vienen inmediatamente después de la violencia sistémica y la opresión que enfrentan diariamente los indocumentados, que viven bajo la constante amenaza de explotación, pobreza, racismo, redadas ICE (Inmigración y Aduanas), detenciones y deportaciones. La agudización de las leyes de inmigración racistas y la continua criminalización de los trabajadores migrantes puede tener impactos tan destructivos como cualquier tormenta, desgarrando a las familias, desestabilizando a los hogares y la vida comunitaria, afectando a líderes comunitarios, agotando recursos críticos y promoviendo el miedo y desconfianza de las instituciones gubernamentales en las comunidades de inmigrantes.

Muchos inmigrantes que tienen estatus legal viven en hogares de estatus mixtos, donde al menos un familiar es documentado. Ante un desastre natural como un huracán, estas familias inmigrantes tienen menos probabilidades de evacuar, ya que carecen de los recursos financieros para hacerlo o temen los puestos de control de inmigración y ser blanco de las fuerzas policiales mientras buscan seguridad. A raíz del desastre, los trabajadores indocumentados son explotados en gran medida durante la limpieza y reconstrucción, expuestos a malas condiciones de trabajo y bajo la constante amenaza de redadas de ICE. El temor a la migra, la pobreza, la falta de seguro médico, la falta de confianza en el gobierno y otros factores hacen que la población inmigrante se encuentre entre las más vulnerables después de cualquier desastre.

Cuando se trata de apoyar a los trabajadores indocumentados y sus familias después de los desastres, es esencial ampliar nuestra comprensión de los desastres para proporcionar una respuesta adecuada a nuestras comunidades. Todos podemos hacer algo para solidarizarnos y proporcionar recursos a los líderes de la comunidad, las organizaciones locales de justicia migrante y los proveedores de servicios en los que confían las comunidades a las que sirven. Estas organizaciones comunitarias y proveedores de servicios trabajan incansablemente todos los días para defender los derechos, la seguridad y el bienestar de sus amigos, familiares y miembros de la comunidad, ante los desastres naturales y los causados por la opresión y la violencia sistémicas. Están allí para ayudar a traducir, proporcionar información crítica sobre la asistencia disponible, recaudar fondos y proporcionar servicios esenciales y abogar por la justicia para los trabajadores indocumentados y las familias afectadas. Como realmente reflejan las comunidades con las que trabajan, estas organizaciones necesitan nuestro apoyo durante todo el año, no hay una temporada para los desastres provocados por el hombre, suceden todos los días.

Volver

Comentarios