test

Reunión urgente este martes entre los presidentes de Honduras y Guatemala para buscar solución a las montañas de basura en las playas hondureñas

Publicado: 14 Noviembre 2017

Ante la alarma que han generado las “montañas” de basura que ha arrastrado el río Motagua, desde Guatemala, hacia las playas de Omoa, el Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, se reunirá hoy martes con su homólogo de Guatemala, Jimmy Morales, para buscar una solución al problema ambiental.

Ambos mandatarios dialogarán hoy, en Tegucigalpa, informó el ministro de la Secretaría de Mi Ambiente, ingeniero José Galdámez.

“En la reunión entre ambos mandatarios se busca solventar la situación de forma bilateral, ya que los protocolos y el accionar de los compromisos de integración centroamericana, y a nivel mundial, sobre el ambiente y el cambio climático, nos ha permitido tener reuniones entre ambos países, donde siempre hemos concluido los encuentros como verdaderos hermanos centroamericanos”, apuntó.

En este encuentro al más alto nivel, también participarán los cancilleres y los ministros de Ambiente y Recursos Naturales de ambos países, entre otros funcionarios.

La basura que viene de Guatemala llega a la cuenca del río Motagua, para luego desembocar en el mar Caribe hondureño. Posteriormente es arrastrada a la playa de Omoa, Puerto Cortés, y al puerto de Tela, e incluso, ahora se está extendiendo hasta Islas de la Bahía, lo que es un grave problema para el medio ambiente, explicó el funcionario hondureño.

El pasado 24 de octubre, autoridades de Guatemala y Honduras se reunieron en Puerto Barrios, para buscarle solución al problema de los desechos que caen al río Motagua.

En esa oportunidad, la comisión de Honduras estuvo integrada por el titular de Mi Ambiente, José Galdámez; la vicecanciller, María del Carmen Nasser Selman; el alcalde del municipio de Omoa, Ricardo Alvarado Escobar, entre otros, quienes se reunieron con el ministro de Ambiente y Recursos Naturales de Guatemala, Sydney Alexander Samuels; y el alcalde de Puerto Barrios, Hugo Sarceño.

“Samuels y los demás funcionarios guatemaltecos se mostraron muy complacidos por la visita de la comisión de Honduras, por lo cual nos hicieron una presentación sobre los avances que han hecho con relación a la problemática ambiental; pero lamentablemente tienen planificados planes a mediano y largo plazo, por lo que fuimos muy enfáticos, manifestándoles que nosotros queremos un plan de acciones a corto plazo”, explicó el ministro Galdámez.

El plan a corto plazo elaborado por Honduras apunta que en el término de 15 días se haga una primera revisión, para que el gobierno guatemalteco conozca la petición de Honduras.

Una de las solicitudes de nuestro país es “que hagan una limpieza de todo el cauce del río Motagua, que limpien las playas de Omoa, que sus equipos de trabajo sean reforzados con más personal y equipo”.

“También les propusimos que, si no cuentan con una unidad especializada en ese tipo de limpieza, que contraten una empresa para que saquen la basura que está en el mar”.

Asimismo, se les pidió que refuercen las biobardas instaladas en el río Motagua, ya que estas cedieron con las recientes lluvias, por lo cual la enorme cantidad de basura se fue de paso hacia las playas de Omoa.

¿Cómo inició la contaminación?

La alarma sobre la contaminación del río Motagua y de las costas hondureñas comenzó cuando a finales de agosto del 2016, el alcalde de Omoa, Ricardo Alvarado Escobar, anunció que interpondría una denuncia en contra de Guatemala, por las toneladas de basura procedentes de este país, que han contaminado las playas del municipio.

A raíz de esta advertencia, el ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) de Guatemala buscó la forma de evitar que su país fuera denunciado internacionalmente, por cometer un acto en contra del ambiente.

Entre las medidas tomadas por el hermano país, en el 2016, el MARN inició el proyecto de colocar una biobarda en el río Motagua, con el objetivo de retirar la basura flotante, pero al poco tiempo, la barda estaba totalmente llena de desechos sólidos, de los cuales apenas un 70 ó 75 por ciento se pueden reciclar, según los biólogos y ambientalistas.

En la quiebra negocios rodeados de desechos
OMOA, Cortés. Las toneladas de basura que inundan las playas de este municipio también han afectado la economía de los comerciantes, ya que son pocas las personas que llegan a hacer turismo, pues al ver la suciedad, prefieren marcharse.

Para el caso, en la aldea de Masca, muchos de los negocios permanecen cerrados, esa situación mantiene en zozobra a los inversionistas, quienes aseguran que sus deudas se han incrementado debido a que no venden nada.

La comerciante Edith Guerrero expresó que al ver turistas se alegran, pero el entusiasmo les dura poco, porque estos, al ver los promontorios de basura a la orilla del mar, prefieren marcharse.

“No vendemos ni un plato de comida al día. Esto nos tiene preocupados, por lo que los propietarios de los 24 negocios que hay aquí, estamos en la misma situación”, recalcó Guerrero.

Volver

Comentarios