test

Rusia busca instalar bases militares y a acceder a sustanciosos contratos energéticos en Libia

Publicado: 12 Octubre 2018

Rusia cuenta ya con dos bases en territorio libio, concretamente en las ciudades portuarias de Tobruk y Bengasi, aunque eso sí, de forma encubierta, regentadas por el ya célebre grupo Wagner, una milicia paramilitar que ya ha actuado en los conflictos de Siria y el este de Ucrania en ayuda de los aliados de Moscú, y que sobre el papel está en manos privadas, aunque muchas voces sostienen que en realidad despacha directamente con el Ministerio de Defensa ruso.

Tras la campaña militar en Siria, que ha impedido la caída del régimen de Bashar el Asad, Rusia no oculta ya su interés en Libia, el principal país de tránsito de la inmigración subsahariana con destino a Europa.

Una fuente gubernamental británica ha asegurado al tabloide londinense que la creciente influencia rusa en el estratégico estado norteafricano le podría permitir controlar "como un grifo" el flujo de simpapeles hacia el sur de Europa.

De confirmarse, ello no sería más que una repetición de la táctica empleada por Moscú en Siria durante algunas fases de la contienda civil, durante las que fue la aviación rusa fue acusada tanto por la OTAN como por oenegés de derechos humanos de convertir a los refugiados sirios en un "arma de guerra" contra la Unión, bombardeando deliberadamente objetivos civiles como hospitales y escuelas para provocar una ola migratoria sobre las fronteras comunitarias, a sabiendas de las disputas que ello generaba entre los países miembros.

El petróleo y la expansión militar rusa en el Mediterráneo son otros dos objetivos que parece perseguir Rusia en Libia. En un artículo publicado en la revista Foreign Policy titulado "Dentro del Juego de Poder de Rusia en Libia", los académicos Lincoln Pigman y Kyle Orton explican que Moscú espera que su aliado Haftar "gane suficiente poder político" como para garantizar a Rusia un lugar de privilegio en los "posibles acuerdos económicos", con especial énfasis en el sector del petróleo, "un área de cooperación especialmente lucrativa".

Además, cuentan con que el general libio le permita "consolidar su posición militar en el mar Mediterráneo, permitiendo a Moscú proyectar su poder cerca de las costas europeas" y reactivando la oferta realizada en el 2008 por el difunto Gadafi de abrir una base naval rusa en Libia.

Volver

Comentarios