test

Rajoy llama a no acudir a las mesas electorales el 1-O

Publicado: 13 Septiembre 2017

Mariano Rajoy ha querido trasladar este miércoles un mensaje de “tranquilidad”. Tanto a quienes le piden más contundencia frente al 1-0 como a aquellos ciudadanos catalanes que puedan ser requeridos por parte de la Generalitat para participar en la organización de la convocatoria independentista. “Aprovecho para decir a todas las personas que entienden que el Gobierno tiene que cumplir con su obligación que lo vamos a hacer, que estén tranquilas.

Si a alguien se le cita para una mesa electoral que no vaya porque no puede haber referéndum y sería un acto absolutamente ilegal”, ha dicho el presidente del Gobierno en los pasillo del Congreso tras participar en la sesión de control.

El líder del PP no suele hacer este tipo de declaraciones ante los micrófonos, y en las raras ocasiones en las que las hace quiere que todo sea muy rápido, aceptando apenas una pregunta y saliendo a toda prisa de la Cámara baja. Pero esta vez se ha detenido varios minutos. “Lo único que contemplamos es que se cumpla la ley y se respeten los derechos de las personas.

La semana pasada hubo un pleno del Parlament donde en un día a los diputados no se les dejó enmendar ni intervenir, donde se les privó de sus derechos. Y además en solo 24 horas se liquidó la soberanía nacional y se convocó un referéndum. Eso no había ocurrido nunca en ninguno de los países de nuestro entorno. Fue un acto claramente antidemocrático. Lo único que contemplamos es que no se puede celebrar”, ha dicho Rajoy.

“¿Y si los dirigentes independentistas se declaran insumisos?”, le han preguntado al presidente.

“Es igual lo que se declaren –ha contestado-. En España la ley se cumple porque es una democracia. Y si la ley deja de cumplirse eso significa que cada uno puede hacer lo que estime conveniente. Eso no puede ser, sería entrar en la ley de la selva. No hay ningún gobierno en el mundo que pudiera aceptar la celebración de un referéndum de estas características. Ninguno. No se puede hacer algo que es manifiestamente ilegal.

El señor [Carles] Puigdemont dice ahora que hay que hablar con el Gobierno. Llevamos mucho tiempo hablando, pero no se puede negociar diciendo que lo que es innegociable es liquidar la soberanía nacional y pasar unilateralmente por encima de la ley, de la Constitución y del Estatuto de Catalunya. Eso no es posible. Si unos diputados incumplen la ley, todo el mundo está legitimado para ello”.

Momentos antes, dentro del hemiciclo, Rajoy había dado largas a una reforma de la Constitución. Al menos, a corto plazo. Durante la sesión de control en el Congreso, el presidente del Gobierno ha señalado que ahora mismo, en el punto álgido de la crisis territorial de Catalunya, a las puertas de la convocatoria independentista del próximo 1 de octubre, todos los esfuerzos deben estar volcados en la defensa de la ley fundamental. Solo después, ha señalado el líder del PP sin mostrar mucho entusiasmo, se podrá hablar de la actualización de la Carta Magna.

“Hoy la prioridad no es tanto la reforma de la Copnstitución, asunto sobre el que estoy dispuesto a hablar. La prioridad es defender la Constitución frente a quienes quieren liquidarla. Hoy hay quien se quiere inventar una legalidad paralela a la existente, saltándose todos los trámites. La prioridad es esa, pero a partir de ahí no tengo ningún inconveniente en hablar”, ha dicho Rajoy a preguntas de Albert Rivera.

El líder de Ciudadanos le había recordado poco antes que la reforma de la ley fundamental se encuentra en el pacto de investidura que firmó con el jefe del Ejecutivo. La tesis del dirigente naranja, que ha aprovechado para cargar contra el PSOE por su defensa del reconocimiento nacional a Catalunya, es que el Parlamento debería “designar a un grupo de juristas” para que haga una propuesta de modificación de la Carta Magna “sin ocurrencia ni disparates”. Pero Rivera se ha mostrado de acuerdo en que esa no es la prioridad en estos momentos. En estos momentos hay que parar el golpe a la democracia, pero en un futuro nos tenemos que poner a trabajar”, ha dicho.

Volver

Comentarios