test

Honduras: Toneladas de basura siguen cayendo y dañando las playas de Omoa

Publicado: 13 Noviembre 2017

Miles de toneladas de basura procedente de Guatemala y arrastrada por la corriente del río Motagua, preocupan cada día más a los habitantes de este municipio, debido a que las playas son “inundadas” por los desechos.

Las “islas” de desperdicios vienen desde el centro del vecino país, por lo que entre el 2015 y el 2017 la problemática se ha incrementado.

La contaminación ha afectado 55 kilómetros de playa en este municipio, pues aunque a diario se recoge la basura, esta no deja de llegar a la orilla, lo que pone en riesgo la salud de los pobladores, especialmente de los que residen en las cercanías, quienes tienen que luchar contra la situación.

La lucha por evitar la contaminación es grande, pues cada año, en temporada lluviosa, el problema incrementa, lamentó el alcalde de Omoa, Ricardo Alvarado.

El edil comentó que en otras temporadas los desechos siempre llegan a las playas, pero que en menos cantidad y los mismos se pueden manejar.

Sin embargo, en temporada de lluvia el río Motagua arrastra una buena cantidad de desechos, entre plástico, material quirúrgico, nailon, pedazos de madera y hasta animales muertos, lo que provoca un olor nauseabundo.

“Esta es una lucha incansable, porque seguimos trabajando para evitar que la basura continúe contaminando nuestras playas, ya que son 55 kilómetros que se ven afectados con esta situación”, manifestó Alvarado.

Detalló que recientemente se reunió con autoridades de Guatemala y otras hondureñas, para tratar de buscar una solución a la problemática, pero que no llegaron a un acuerdo.

A criterio de Alvarado, “parece que a las autoridades de Guatemala no les importa que nosotros, los hondureños, seamos los más afectados con tantas toneladas de basura que llegan”.

Recordó que “tuvimos una reunión con ellas, hace poco, y actuaron de manera arrogante y despreocupante, pero sino hacen algo, vamos a tener que actuar por medios legales, porque no es posible que la basura se siga tirando al río y este la arrastre hasta nuestro territorio”.

“Todo ese plástico no sirve ni siquiera para reciclarlo, porque se daña en el mar; además que la cantidad de material quirúrgico es incontable y los botes dicen “hecho en Guatemala”, entonces las autoridades de ese país no pueden decir que no viene de ahí”, recalcó.

Las cuadrillas de limpieza permanecen de entre cinco a seis horas diarias para recoger los desechos de las orillas de playas, pero al poco tiempo, los promontorios de plástico vuelven a ensuciarlas. “En menos de dos meses hemos invertido unos 600 mil lempiras en la recolección de basura y esto no tiene fin”, dijo el jefe edilicio.

Por su parte, encargados del personal de aseo expresaron que su salud corre peligro, pues en medio del plástico y el nailon se encuentran con jeringas y otros materiales de uso médico; aunque tomen las medidas de prevención, es difícil no puyarse con las agujas sucias.

Volver

Comentarios