test

Honduras: Río arrastra patrulla de policía y deja cuatro muertos

Publicado: 15 Noviembre 2017

Cuatro personas muertas fue el trágico saldo que dejó ayer la crecida del río Locomapa en la aldea El Ocotalito de este municipio, que arrastró una patrulla hasta dejarla con las llantas hacia arriba. Entre las víctimas está el clase II de la Policía Nacional Jacobo Mendoza, quien conducía la patrulla número PDN 083 y era originario de La Paz, La Paz. Mendoza estaba asignado a la jefatura de Locomapa y tenía varios años de ser parte de la institución policial.

Otras de las víctimas es la policía Alejandra María Interiano (18), asignada a la estación de Santa Rosa, Copán, y según su padre Elvin Interiano, era originaria del lugar donde ocurrió la tragedia, pero hace un mes se había graduado del Instituto Tecnológico Policial (ITP) de Comayagua. El acongojado padre recordó que su hija desde pequeña soñaba con ser policía, ya que otros familiares también formaron parte de esa institución.

“Era una joven alegre y servicial que tenía muchas aspiraciones, entre estas entrar a la universidad”, dijo con su voz entrecortada, al tiempo que manifestó sentirse orgulloso de ella. La tercera víctima fue identificada como Mirna Yamileth Rosales (22), quien era originaria de Comayagua, pero andaba de paseo en Locomapa, mientras que la cuarta víctima es su hijo de apenas 13 meses de nacido, cuyo cuerpo se encuentra desaparecido.

Según el reporte preliminar, el fatal hecho ocurrió a eso de las 7:00 de la mañana, cuando Mendoza y otros dos subalternos regresaban de darle atención a una denuncia en la aldea San Francisco, pero en el camino se encontraron con la agente policial Interiano y con Rosales, quien se hacía acompañar de su hijo a quien llevaba a un centro asistencial por problemas de salud, aunque su idea era llegar hasta Comayagua, donde residen sus padres.

Agregó que por las malas condiciones del camino, las unidades de transporte no estaban circulando, por lo que Rosales al ver la presencia policial decidió pedir ayuda para que la trasladaran a un centro asistencial, mientras que la joven policía también aprovechó el jalón para ir al centro de esta ciudad.

El informe establece que cuando intentaron cruzar el río Locomapa que pasa por la aldea El Ocotalito, fueron arrastrados por la fuerte corriente producto de las lluvias de los últimos días. De los cuatro agentes, dos murieron ahogados dentro del vehículo junto a la mujer, mientras que el menor salió disparado del vehículo siendo llevado por la fuerte corriente sin que hasta ahora se conozca el paradero de su cadáver.

En el accidente lograron sobrevivir tras lanzarse del vehículo los policías Javier Martínez Cálix y Franklin Antonio Reyes, ambos asignados a la posta policial de Yoro, cabecera departamental; sin embargo, no pudieron hacer nada para rescatar a los demás ocupantes.

Reyes dijo que solo recuerda que cuando iban cruzando el río el carro no resistió la corriente y comenzó a dar varias volteretas, entonces él, como pudo, logró abrir una de las puertas y salió junto a su compañero, pero no pudo rescatar a los demás porque el agua no se los permitió.

Agregó que tras lo ocurrido, varias personas que se encontraban en el lugar amarraron el pick up a un árbol para evitar que fuera arrastrado río abajo y así lograr que personal de los bomberos lograra el rescate de los cuerpos. Tras los respectivos levantamientos los restos fueron trasladados a la morgue del Ministerio Público de Yoro, a la espera de la llegada de familiares.

El comandante del Cuerpo de Bomberos, Pedro Barahona, manifestó que gracias a la ayuda de las personas del lugar se logró evitar que los cuerpos fueran arrastrados, no así el del menor. “Los tres cuerpos de los adultos fueron rescatados del interior del vehículo, pero lastimosamente el menor no corrió con la misma suerte, pues debido a su tamaño probablemente salió disparado de la puerta al momento que dos de los policías se lanzaron para salvar sus vidas”, explicó Barahona.

En ese sentido, dijo que la búsqueda tuvo que ser suspendida debido a que las lluvias continúan afectando; sin embargo, este día se reanudará esa labor con el fin de recuperar su cadáver para que pueda ser sepultado por los demás familiares. Por su parte, el clase II de la Policía de Yoro, Segundo Pérez Vásquez, manifestó que se encuentran de luto, tras la pérdida de dos miembros de esa institución.

“Es lamentable lo que pasó, saber que ellos andaban en cumplimiento de su deber y que murieron haciendo su trabajo a favor de la población, es algo que nos llena de orgullo, pero representa una enorme pérdida para nosotros”, indicó. Refirió que como parte de la misma responsabilidad saben los desafíos que enfrentan a diario en el cumplimiento de sus labores.

Volver

Comentarios