test

Alcalde de Río deJaneiro no apoya el carnaval y recorta el 50% el presupuesto.

Publicado: 11 Enero 2018

En Brasil, el carnaval en Río de Janeiro es uno de los eventos más importantes del año. Sin embargo, el alcalde evangélico Marcelo Crivella confesó que no comulga con la fiesta y decidió recortar a la mitad las subvenciones para el desfile de este año.

En consecuencia, las escuelas de samba atraviesan una verdadera carrera de obstáculos. Leandro Vieira, director artístico de la escuela de zamba "Mangueira", comenta: "Para la doctrina evangélica el carnaval es la fiesta del diablo, una cosa que no tiene nada que ver. Tal vez les moleste. Los evangélicos son libres de pensar eso pero no el alcalde de Río de Janeiro. Él no puede no entregar las llaves de la ciudad al Rey Momo (uno de los personajes centrales de varios carnavales en América Latina)".

PUBLICIDAD

Luego de pensar incluso en suspender el desfile de carnaval más famoso del mundo, las trece escuelas aceptaron seguir la fiesta y apelaron a la creatividad: reaprovecharon estructuras antiguas.

Muchas escuelas ven el recorte de financiamiento como la concreción de una guerra anunciada, pero Crivella argumenta que tomó la medida basándose en la grave crisis que atraviesa la ciudad que recibió los Juegos Olímpicos en 2016.

Marcelo Alves, presidente de la oficina de turismo de Río de Janeiro, sostiene: "No podemos ser irresponsables de aportar todos los recursos que no tenemos para una acontecimiento y dejar a los otros con dificultades. Estamos buscando caminos, no hay una cuestión política ni tampoco religiosa".

La respuesta de los artistas se dará durante el desfile a través de su lado más irreverente. El samba de Mangueira, una de las escuelas más tradicionales repite que pecado es no disfrutar del carnaval.

Volver

Comentarios