test

Turquía toma el control de la ciudad siria de Afrín

Publicado: 19 Marzo 2018 | Visto 475 veces

Turquía y su aliado, el Ejército Libre Sirio (ELS), han conquistado este domingo la ciudad de Afrín, capital del cantón con el mismo nombre, situado en el norte de Siria y objetivo militar turco desde hace dos meses.

A mediados de enero Turquía empezó una operación militar aérea y terrestre para capturar la zona, hasta ahora bajo el control de las milicias kurdosirias de las YPG.

Estas milicias -las mayores aliadas de Estados Unidos en Siria- son consideradas terroristas por Ankara por sus vínculos con la guerrilla kurdoturca del PKK. «Hemos tomado este domingo temprano, a las 08.30 horas, el control total sobre el centro de Afrín.

La ciudad está totalmente bajo nuestro control», ha dicho el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. El presidente turco también ha dicho que, en los próximos días, su Ejército se centrará en desactivar las «bombas y minas que han puesto» las YPG.

La toma a la ciudad ha sido un paseo. Casi 200.000 de los 350.000 habitantes de Afrín han huido desde el pasado viernes y, este sábado, los milicianos de las YPG han abandonado sus posiciones en la ciudad: han quemado sus centros de operaciones y se han marchado hacia el sur, hacia territorio controlado por el régimen de Bashar el Asad. De allí, se espera, se irán a las demás zonas controladas por los kurdos, situadas al este del río Éufrates. Allí, a diferencia de Afrín, están protegidos por los estadounidenses.

Estos dos meses de operación se han hecho largos. Turquía y el ELS, en un principio, tuvieron serios problemas para avanzar posiciones. Pero en las últimas semanas, gracias a los bombardeos de la aviación turca, la captura de nuevos territorios se ha precipitado.

El coste de todo ello ha sido alto: al menos 289 civiles, entre ellos 43 menores de edad y 28 mujeres, han muerto, según el último recuento del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH). Los responsables de estas muertes, dice la organización, son los aviones turcos.

Solo lo han podido hacer en la última semana, pero hace meses que los civiles de Afrín intentaban abandonar el cantón. En un principio, tanto las YPG como Damasco les bloquearon el paso, explicaron, citando fuentes distintas, las Naciones Unidas y ciudadanos kurdos a este diario. También, dice esta organización, han muerto 1.500 miembros de la milicia kurdosiria, 496 del Ejército Libre Sirio y 46 soldados regulares turcos.

La operación, según Erdogan, «ha tenido mucho cuidado en proteger a los civiles». Las YPG, en varias ocasiones, han acusado a Turquía de bombardear edificios de viviendas y hospitales. Ankara siempre lo ha negado.

Volver

Comentarios