test

Enfrentamientos violentos en Masaya

Publicado: 14 Mayo 2018

Atrincherado en la parroquia de San Miguel, en Masaya, el sacerdote Edwin Román socorría, con el apoyo de un doctor y tres estudiantes de Medicina, a los heridos que llegaban producto de los enfrentamientos violentos registrados la noche del sábado entre vecinos, fuerzas antidisturbios y huestes del Gobierno en esta ciudad localizada a 35 kilómetros al sur de Managua.

Román relató vía telefónica un escenario de caos y destrucción en la que es la jornada más violenta desde abril, cuando el presidente Ortega ordenó una dura represión para sofocar las manifestaciones contra una reforma a la Seguridad Social que impuso sin consenso.

Activistas del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) se trasladaron la mañana del domingo a Masaya para determinar el número de muertos y heridos tras los violentos enfrentamientos.

Gonzalo Carrión, director jurídico del CENIDH, dijo que habían logrado confirmar un muerto y “más de un centenar de heridos”. Se trata de Heberto Antonio Rodríguez, de 42 años, quien murió tras recibir un disparo en la cabeza. Con él se elevan a 53 las víctimas mortales de la violencia en Nicaragua, dijo el activista de derechos humanos.

“Mientras el presidente Ortega habla de dialogar, mantiene la orden de matar. El suyo es diálogo asesinando”, dijo Carrión. “Esto es cinismo y barbarie. Fue un día de terror y muerte. En eso se traduce el mensaje del Gobierno cuando habla de diálogo”, agregó.

Los enfrentamientos en esta ciudad famosa en Nicaragua por sus artesanías comenzaron en el barrio indígena de Monimbó, donde desde hace dos semanas los vecinos se han alzado contra Ortega.

El sacerdote dijo que huestes del Frente Sandinista provocaron a los habitantes de la localidad, que respondieron con “piedras y garrotes”. La violencia se extendió al resto de la ciudad, donde se levantaron barricadas. Fuerzas antidisturbios fueron movilizadas hasta Masaya, pero los enfrentamientos se recrudecieron.

Vecinos consultados por teléfono dijeron que grupos “paramilitares” armados con fusiles AK disparaban a mansalva y con impunidad, a pesar de la presencia de fuerzas de la Policía.

El sacerdote Román relató que la casa de la vicealcaldesa de la localidad fue saqueada y los muebles quemados en la calle. También se reportan incendios en el célebre mercado de artesanías y otros saqueos en la Alcaldía.

Una de las personas que atendía a los heridos en la parroquia de Román dijo vía telefónica que en la jornada habían dado auxilios al menos a 25 personas, tres de ellas con heridas de gravedad, incluido un joven con un disparo en el cuello y otro a quien le reventó una bomba artesanal en el estómago. “Se le veían todas las vísceras. Necesitaba una cirugía de emergencia”, relató. El herido fue trasladado de urgencia a un hospital capitalino.

Volver

Comentarios