test

Argentina vive una huelga general en Argentina

Publicado: 25 Septiembre 2018

El movimiento obrero argentino realiza este martes su cuarta huelga general contra la política económica y social del Gobierno.

El presidente Mauricio Macri medirá su alcance desde Nueva York, donde participará en la Asamblea de Naciones Unidas donde fundamentalmente encabezará los ruegos ante Estados Unidos y la comunidad financiera para que presten la ayuda necesaria y eviten que el país vuelva a caer en una suspensión de pagos de su deuda externa.

Macri ha obrado el milagro de hacer confluir a las facciones irreconciliables del movimiento sindical: los peronistas y la izquierda.

La unión nace del rechazo que provocan los efectos del giro neoliberal en la economía desde diciembre de 2015 y el último acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), por el cual las autoridades se han comprometido a alcanzar un déficit cero del gasto público.

Para lograr esa meta, el Gobierno ha pulverizado los ministerios de Cultura, Salud, Trabajo y Ciencia.

Los sectores más duros del sindicalismo decidieron iniciar la protesta el mismo lunes con cortes de acceso a la ciudad de Buenos Aires, suspensión del servicio de transporte y actos relámpago.

También se realizó una masiva concentración en el centro de la ciudad de Buenos Aires que, según los organizadores, reunió a medio millón de personas. La Confederación General del Trabajo (CGT) estima que la medida de fuerza de este martes tendrá un impacto político inclusive superior al plegarse el transporte terrestre y aéreo.

"Las fuerzas federales van a garantizar la circulación. Toda la gente que quiera ir a trabajar va a poder hacerlo. Un país que para, va a para atrás y no para adelante", dijo la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

El Gobierno de derechas asegura que la huelga tiene propósitos que van más allá de las reivindicaciones de mejoras económicas. "Hablan de intenciones desestabilizantes cuando los que reaccionan son los trabajadores, pero nunca dicen nada cuando actúan los sectores poderosos", dijo el dirigente del sindicato bancario, Sergio Palazzo.

Volver

Comentarios