test

Se multiplican los frentes de descontentos en Francia

Publicado: 06 Diciembre 2018 | Visto 48 veces

La tregua fiscal de seis meses en el precio de los carburantes anunciada por el Gobierno francés no apaga el incendio que amenaza al Elíseo. Al calor de la revuelta de los chalecos amarillos, se multiplican los frentes de descontento.

Estudiantes, abogados, agricultores, conductores de ambulancias y transportistas se preparan para hacer oír reivindicaciones dispares que tienen en común la exigencia de una mejora en el poder adquisitivo y un rechazo visceral a las políticas de Emmanuel Macron.

El presidente francés, parapetado tras un muro de silencio, ha hecho este miércoles un llamamiento a través del portavoz gubernamental, Benjamin Grivaux, para pedir a partidos políticos, sindicatos y patronal que calibren la gravedad de la crisis y lancen una apelación explícita a la calma, ante el riesgo de un nuevo fin de semana violento en las calles de París. “El momento que vivimos no es el de la oposición política sino el de la oposición a la República”, ha dicho Grivaux citando al jefe del Estado.

El mismo mensaje cargado de dramatismo ha lanzado el primer ministro, Edouard Philippe, ante los diputados de la Asamblea Nacional durante un tenso debate sobre las medidas adoptadas para dar respuesta a los manifestantes.

Además de la moratoria en la subida de los carburantes, se han congelado las tarifas del gas y la electricidad y anulado los estrictos controles técnicos a los vehículos. Pero la respuesta llega tarde y se queda corta ante la dimensión del conflicto. Tanto, que Philippe ha abierto la puerta a nuevas concesiones.

Si al cabo de seis meses no se encuentra una solución adecuada para paliar el coste social de la fiscalidad ecológica, se eliminará definitivamente el impuesto.

Volver

Comentarios