test

Trascienden algunos nombres de las 78 personas asesinadas por los "Cachiros" en Honduras

Publicado: 20 Marzo 2017

Una década de operaciones ilícitas del cartel Los Cachiros llevó a la tumba a 78 hondureños, de acuerdo al testimonio del cabecilla, Devis Leonel Rivera Maradiaga, quien enfrenta un juicio en la Corte Federal del Distrito Sur de Nueva York , por delitos de narcotráfico y de esa manera, confesó parte de sus crímines cometidos en Honduras.

la confesión ante la corte de los EEUU del hondureño Devis Rivera líder de "los cachiros", ha mencionado nombres de políticos, funcionarios, entre otros, vinculándolos a una gama de operaciones ilícitas que él llevaba a cabo y en la última etapa, con ayuda de la DEA. Entregado a la justicia, Rivera Maradiaga ha llegado a un acuerdo con esa oficina del fiscal federal del Distrito Sur de Nueva York, Preet Bharara, quien fue despedido por el presidente Donald Trump, pero antes le aceptó la declaración de culpabilidad, presentada el pasado 7 de abril del 2016, por el abogado, René Sotorrío, defensor de El Cachiro.

Rivera Maradiaga admitió sus fechorías, no solo que mató personas para poder operar, sino que sobornó e introdujo droga y operó ilícitamente a través de sus empresas, tanto en Honduras, como en Estados Unidos. El fiscal Bharara le aceptó la confesión del ahora imputado, hecha con el fin de acogerse al programa de testigos protegidos de los Estados Unidos.

Víctimas de "Los Cachiros".

Jorge Aníbal Echeverría Ramos
Jorge Aníbal Echeverría Ramos, alias “Coque”, fue uno de los pioneros del cartel del Atlántico. En poco tiempo, Los Cachiros fueron sus rivales al disputarle el “negocio”.

El 22 marzo del 2003, en una sangrienta disputa, en la cantina Los Talibanes, de Tocoa, Colón, dejó como resultado la muerte de Osman Isidro Rivera, el menor de Los Cachiros a manos de El “Coque”, por la disputa de una mujer. La suerte del “Coque” estaba echada. Este era el comienzo de la pelea entre las dos organizaciones delictivas que pusieron fin a la amistad, pues tras la muerte del “cachirito”, sus hermanos y su padre buscaron la revancha y decidieron acabar con la vida de Echeverría Ramos.

“El Ciu”, “Flaco” y “Cayito”
Los Cachiros no solo acabaron a el “Coque”, sino que con sus compinches a quienes Rivera Maradiaga identificó, como “El Ciu”, “Flaco” y “Cayito”.

Juan Ramón Salgado Cueva
El diputado del Partido Liberal, Juan Ramón Salgado, fue atacado a balazos, el 1 de mayo 2006 en su casa en la colonia Aurora, de San Pedro Sula.

En una acción del crimen organizado, varios sujetos llegaron hasta su residencia y lo acribillaron, cuando él descansaba en una hamaca, después de haber regresado de su gira política de fin de semana, por la aldea La Brea, Colón, de donde era originario.

Salvador Regalado Ramírez, Carlos Ramírez, Hernán Paz, Jesús Orellana y Santos Blandín
Fueron ultimados el año 2008 en el negocio bailable El Occidente, según informe de la Secretaría de Seguridad, informó que estaban en una actividad ilícita, reunidos a puertas cerradas en ese lugar y fueron sorprendidos por una banda delictiva fuertemente armada, entró a el establecimiento y sin mediar palabras comenzaron a dispararles.

En la reunión estaban: Salvador Regalado Ramírez (39), Jesús Humberto Orellana Ramírez. Carlos Luis Aguirre Ramírez. Hernán Paz, Santos Eduvin Blandín.

La principal hipótesis de la Policía es que el móvil fue por problemas de narcotráfico, aunque su familia dijo lo contrario y aseguraron que las víctimas se dedicaban a la ganadería.

Julián Arístides Gonzales

El general Julián Arístides González iba en su automóvil por un barrio de Tegucigalpa cuando los atacantes se le acercaron y lo mataron, el 8 de diciembre de 2009 informó el vocero de la Policía, el comisionado Orlin Cerrato. Según el informe policial, un poco antes había dejado a una hija en una academia bilingüe cercana.

Uno de los hombres se bajó de la motocicleta, mientras González estaba solo dentro de su vehículo atascado en el tráfico de la calle y le disparó a quemarropa. Ambos pistoleros huyeron después del lugar, donde las autoridades hallaron los casquillos de 11 balas.

González, de 57 años, dirigía desde hace unos 10 años la oficina antidrogas, la cual depende de la fiscalía general, y tenía programado retirarse dentro de un par de meses y posteriormente establecerse en Canadá, según revelaron autoridades policiales.

Nahúm Palacios

El periodista Nahúm Elí Palacios Arteaga, murió el 14 de marzo del 2010, cerca de su casa de habitación en la colonia Los Pinos de Tocoa, Colón, quien perdió la vida después de recibir varios impactos de bala con armas AK-47 provocando su muerte de forma instantánea. El comunicador social era el director de noticias de la Televisora del Aguán canal 5, al momento de ser atacado se conducía en un vehículo Toyota propiedad de la empresa.

Tras recibir amenazas, la víctima pidió protección al Estado y dos días después fue acribillado.

Juan Osorto, Héctor A. Portillo, Juan Zorro, el “Gato Negro”

Siendo casi una temible leyenda, Juan Osorto o Héctor Portillo, alias Juan Zorro o “El Gato Negro” fue ultimado, en la madrugada del domingo 18 de abril del 2010, después de haber salido ileso de varios atentados perpetrados antes, en el que murieron seis de sus guardaespaldas.

En un confuso operativo policial, Héctor Portillo fue sustraído de su vivienda, en la residencial Las Hadas y posteriormente, amaneció muerto, con señales de haber sido torturado toda la noche.

Su cuerpo fue encontrado en una hondonada, yendo hacia la aldea Los Plátanos, en Danlí. Estaba irreconocible y fue por las huellas dactilares que lo identificaron como Héctor Portillo. En la boca le metieron un pañuelo y tenía múltiples heridas con arma de fuego en la cabeza y una fractura de cráneo. Su cuerpo yacía desnudo, con señales de haber sufrido la tortura.

Ramón Antonio Ponce Romero, alias “Moncho Cabezas”


De 28 años, Ramón Antonio Ponce Romero, era un reconocido líder de una banda de robacarros, que operaba en Yoro y en varias ocasiones fue detenido por la Policía, en atención a las órdenes de captura.

Aunque su muerte se produjo entre el 2010 y el 2011, su muerte no tuvo la relevancia que sus capturas anteriores por varios delitos, entre ellos el rapto.

La Policía informó que el sujeto estaba acusado de rapto, en El Progreso, Yoro. Operaba con una banda en el sector entre La Barca y Tela. Fue descrito como militante de la pandilla MS.

Alfredo Landaverde

El Cachiro, en Nueva York, admitió haber ordenado la muerte de Gustavo Alfredo Landaverde, quien murió el 6 de abril de 2014, al ser atacado por sicarios en el bulevar Los Próceres, en la entrada a la Colonia 21 de Octubre, en el mismo atentado resultó herida su esposa Hilda Caldera.

El exasesor de la secretaría de Seguridad se conducía en su vehículo turismo, procedente de la residencial Santa Lucia, carretera a Valle de Ángeles, junto con su esposa, Hilda Caldera, pero en la intersección a la colonia San Miguel y la 21 de octubre fueron atacados, por varios malhechores que se conducían en una motocicleta.

Los tiradores le dieron por en frente al turismo de Landaverde, hiriéndolo mortalmente en el tórax. Aun con signos vitales, esa mañana, el también exdirector de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico, fue trasladado al Hospital Escuela Universitario (HEU), donde falleció.

Judith Alemán Banegas, Ángel Henríquez y Karol Guardado

El 7 de noviembre de 2001 la reconocida abogada Judith Alemán Banegas, Ángel Henríquez, su chofer, y su secretaria Karol Guardado, fueron acribillados en el interior de una lujosa camioneta, tras una tenaz persecución por las calles de la residencial Las Lomas del Guijarro.

Las víctimas fueron perseguidas por dos vehículos y alcanzados, a la altura del parque España, donde los acribillaron. Alemán Banegas salió ilesa del primer atentado que sufrió el 6 de junio del 2008, cerca de su residencial en Lomas del Guijarro.

Aníbal Barrow

El periodista Anibal Barrow, fue privado de su libertad el lunes 24 de junio de 2013, cuando se desplazaba por la ciudad de San Pedro Sula, a inmediaciones del Estadio Olímpico Metropolitano, en horas más tarde.

Su vehículo se encontró abandonado con un impacto de bala y sangre, inmediatamente los medios de comunicación y testigos oculares reportaban el hallazgo del cuerpo sin vida del comunicador, pero más tarde, la Policía negaba haberlo encontrado. Hubo toda una confusión que duró 16 días, desde que fue raptado hasta su muerte.

El gobierno desplazó su gente en operativos militares, durante 14 días de búsqueda, mientras se hablaba de un posible secuestro del comunicador del norte, ya que nadie lo daba por muerto.

El miércoles 10 de julio fue encontrado el cuerpo desmembrado del comunicador, en una laguna ubicada en Villanueva, donde las partes eran alimento para los cocodrilos.

Melvin Elías Sandres del Valle

El dirigente del Club Atlético de Choloma, Melvin Sandres, fue ultimado el martes 29 de octubre de 2013 por sujetos desconocidos en su casa de habitación ubicada en la ciudad de Choloma. Junto al occiso también murió su guardaespaldas, Henry Adalid Ponce, que custodiaba la entrada de su hogar.

Según relato de testigos, hombres fuertemente armados ingresaron a la vivienda de Sandres en horas de la madrugada.

Sonia Marlen Ramos Montes

El asesinato de Sonia Marlen Ramos Montes, ocurrió el jueves 14 de noviembre de 2013 en Rivière-des-Prairies, perteneciente a la ciudad de Québec. La poderosa mano de la banda de Los Cachiros, llegó hasta Canadá, donde la víctima se había refugiado, huyendo de la feroz persecución que le montó la banda criminal.

Ramos Montes era la última que quedaba del clan de los Montes, todos sus familiares, padres, hermanos, hijos y sobrinos fueron aniquilados, presumiblemente por la organización criminal de los Rivera Maradiaga, todo poderosos en Colón.

Su asesinato se ligó en primera instancia al de una venganza, una vendetta que no tuvo su origen en Montreal o Canadá, sino en Honduras, que ocasionó la muerte de unas 15 personas, todos miembros de una misma familia y que podría tener, como origen un conflicto agrario, informaron en su momento medios internacionales.

Volver

Comentarios