test

Cristy Fajardo Una mano amiga en momentos dificiles

Publicado: 25 Julio 2017 | Visto 885 veces

“Nadie me paga, yo no trabajo para ninguna fundación, lo que hago es ayudar a las familias, ya que nadie se imagina que se van a morir y mucho menos de una manera tan trágica”.

Han pasado ya algunos meses desde que Cristy y yo nos reunimos al calor de una taza de café con bignets en el icónico Café du Monde de Veterans en la ciudad de Metairie para hacer esta entrevista. Me hablo de sus dos viajes a Honduras y los motivos que la llevaron al país centroamericano. Recuerdo que la mañana que nos reunimos estaba afanada buscando ayuda para una de las tantas familias hispanas que ella ha ayudado en la repatriación de cuerpos y a la vez se preparaba para el fin de semana acompañar a otra familia a darle cristiana sepultura a un familiar.

“Dos entierros en un mismo día, yo no sé qué pasa, yo no sé porque Dios me está dando esta obra, yo sigo apoyando a las familias, sigo matriculando a los niños en la escuela y ayudando en lo que puedo....declaro Fajardo.

De dónde saca las fuerzas nuestra entrevistada y porque hace lo que hace si nadie le paga ni un centavo; de eso y muchas cosas más hablaremos en la entrevista que hoy finalmente compartimos con los lectores de Jambalaya News Louisiana.

Cristiane Rosales-Fajardo, a quien todos cariñosamente llamamos “ Cristy” nació en Río de Janeiro, Brasil. En 1988, a la edad de 11 años emigró a los Estados Unidos. Estudio en Southern University of New Orleans. Su esposo es de Honduras y tienen tres hijos Tiane 19, Tiago 12 y Ryan de 9 años, con el pasar de los años la familia ha ido creciendo ya que la nobleza de su corazón la llevo a adoptar a Junior quien actualmente tiene 19 años y en estos momentos se prepara para adoptar a Fernando de 11, quien desde hace un año vive en su casa, ambos son de Honduras.

Cristy se ha dado a conocer en la comunidad y en su vecindario de New Orleans East en el cual ha vivido por los últimos 18 años por su don de servicio, así como por su trabajo con organizaciones de asistencia social de la ciudad. Mi primer contacto directo con ella fue hace tres años, mientras ayudaba a una madre a velar y sepultar a su pequeño que murió ahogado, después le toco ayudar a otra familia que sufrió una tragedia similar, su niña murió ahogada. No sabemos si este fue el principio de todo lo que ha venido aconteciendo en la vida de nuestra entrevistada, lo que sí es cierto es que se la pasa ayudando a familia tras familia en todo lo que está a su alcance.

“Yo le pedí a Dios que no me diera esto, que me quitara esto, yo no quería que cuando la gente me viera dijera ella es la señora que ayuda con la muerte, mas yo aprendí que cuando Dios te da algo tú no tienes que preguntar porque, yo todavía le pido a Dios que me permita ayudar con la vida, pero también sé que parte de la vida es la muerte”. Confiesa

Fajardo trabajo un tiempo para Vayla New Orleans una organización multirracial progresista basada en la comunidad en Nueva Orleans que da poder a los jóvenes y las familias a través de servicios de apoyo y organización para el enriquecimiento cultural y un cambio social positivo. Su trabajo estaba enfocado en las violaciones de las comunidades latinas y entre los logros significativos esta el reclamo que se hizo al departamento de educación para que sus cartas informativas fueran enviadas en inglés, español y vietnamices. Sin embargo, al darse cuenta que por causa del dinero, su organización no quiso pelear ni defender a los estudiantes que estaban siendo víctima de acoso y bullying por parte de sus compañeros y la indiferencia de los maestros decidió renunciar.

“Yo ganaba bien en la organización, pero me canse, vendieron a la comunidad por un grant de 30,000 dólares, cuando los niños fueron asaltados criminalmente, nadie los quiso ayudar” dijo.

El no tener el respaldo de una organización no ha frenado a Cristy en su misión de ayudar. En el mes de diciembre viajo a Honduras a dejar el cuerpo de José Danilo Osorto quien murió a causa de varios impactos de bala en el área de New Orleans East el 19 de noviembre del 2016.

“Sentí en mi corazón que yo tenía que llevarlo y no solo mandarlo en una caja” – fueron tres horas para poder llegar hasta el lugar donde vivía José Danilo y con eso reconfortar a la mamá.

José Reyes, diez años viviendo aquí, le ayudo a matricular a su hijo en la escuela, es otra de las victimas que ha muerto a razón de la violencia. En esta ocasión viajo a Sabanagrande “Sentí que tenía que ir a dejar a mi amigo”, entregarlo a su familia en Honduras y explicarles porque el proceso en algunos casos tarda tanto. Un entierro en Estados Unidos puede costar hasta 12,000 dólares, lo más barato 9,500. Para mandarlo a Honduras sale 5,500 depende de lo que la familia quiera.

La lista de familias e individuos a los cuales el apostolado de Cristy a alcanzado es innumerable, a su regreso de Honduras, comenzó ayudar a los afectados por el tornado en el East, a veces le toca ser mediadora entre parejas para proteger la integridad de los niños, ayudar a los padres a matricularlos en la escuela y educar a estos a como involucrarse en la educación de sus hijos y mucho más.

Para una guerrera de la talla de nuestra entrevistada no hay fronteras, el 30 de este mes de Julio, Cristy estará viajando nuevamente a Honduras a visitar a su suegra y de paso a ser voluntaria de la Cruz Roja de Olanchito, Yoro. Y en un futuro no muy lejano su mayor sueño es vivir en Honduras y abrir una escuela.... Suerte ¡!!

Fuente: Jambalaya News
Volver

Comentarios