test

El paso de Nate por EE.UU. fue leve pero se ensanchó con Centroamérica

Publicado: 10 Octubre 2017

Nate se debilitó y pasó de tormenta a depresión tropical, generando daños menos severos de lo que se había previsto para la costa de Estados Unidos, donde provocó algunas inundaciones y hundimiento de barcos y dejó a miles de personas sin electricidad. Nate que paso primero por Centroamérica dejó un rastro de muerte y destrucción. Se trata del tercer ciclón en afectar la zona en los últimos dos meses, como parte de una temporada de huracanes especialmente activa.

Nate “tenía el potencial de causar estragos en Louisiana, pero afortunadamente nos salvamos en gran medida de sufrir daños severos”, dijo el gobernador del estado John Bel Edwards en un comunicado. No hubo informes de muertos o heridos en Louisiana.

Nueva Orleans, devastada por el huracán Katrina en el 2005, tampoco registró consecuencias graves por el paso del huracán, sin embargo movilizo a todas las agencia de ayuda y prevención, cancelo eventos deportivos y festivales programados para ese fin de semana y decreto el toque de queda, mismo que fue levantado por las autoridades el sábado por el alcalde Mitch Landrieu, una vez se confirmo que Nate no representaba una amenaza para la ciudad. Residentes, acostumbrados a lo peor, dijeron estar agradecidos por lo relativamente benigno que resultó Nate.

en Mississippi, Biloxi y estados aledaños más de 100.000 personas perdieron el fluido eléctrico por los efectos de Nate, que antes de ser rebajado a tormenta tropical tocó dos veces tierra en el sur de Estados Unidos: primero en Louisiana en la noche del sábado y horas después en la costa de Mississippi.

Lo peor quedó atrás

Mensajes en las redes sociales mostraban algunas inundaciones y daños relativamente leves. En Biloxi, Mississippi, el vocero de la policía, Chris Deback, dijo que a pesar de que en algunas imágenes posteadas en Twitter se veía casas y garages inundados, no se habían reportado “daños estructurales”.

En la ciudad funciona una cadena de casinos a lo largo de la costa y varios resultaron inundados, pero Deback dijo que las estructuras están diseñados para soportar agua en la planta baja durante grandes tormentas. Las autoridades advirtieron no obstante sobre la posibilidad de nuevos tornados.

Algunas zonas sufrieron inundaciones de unos 2,5 metros y se esperaba que la tormenta produjera hasta 25,4 centímetros de lluvia, según el NHC. En Alabama, el alcalde de Dauphin Island, Jeff Collier, dijo que la gran mayoría de los residentes decidieron pasar la tormenta en casa. El presidente Donald Trump liberó fondos para asistir a los damnificados en Alabama, Louisiana y Mississippi.

A su paso por Centroamérica, Nate dejó una estela mortal: al menos 16 personas fallecieron en Nicaragua, 10 en Costa Rica, tres en Honduras y dos en El Salvador. En la región, aún se contabilizaban daños, por ahora se intentaba ubicar a personas desaparecidas y restablecer contacto con comunidades aisladas tras la caída de puentes y la inundación de caminos.
Preparación más simple

En las zonas de Estados Unidos en que se preveía que Nate impactara, se fueron disponiendo refugios para personas evacuadas de áreas con riesgo de inundaciones y las autoridades llamaron a los residentes a almacenar comida y agua para varios días. Según las autoridades, los otros potentes huracanes que azotaron recientemente la región ayudaron a que la preparación para Nate fuera más simple porque tanto los oficiales como la población ya estaban preparados.

Nueva Orleans ha mejorado sus sistemas de contención tras el devastador Katrina, pero los responsables gubernamentales advierten que ello no ha eliminado el riesgo de inundaciones. Residentes de distintas ciudades interrogados en referencia a los daños sufridos confirmaron que habían sido leves.

Fuente: Jambalaya News
Volver

Comentarios