test

Ex asesor de Trump se declara culpable en caso de trama Rusa

Publicado: 02 Diciembre 2017

El general retirado Michael Flynn, exasesor de Seguridad Nacional deDonald Trump, se declaró culpable de haber mentido a investigadores sobre sus contactos con un alto diplomático ruso en diciembre del año pasado.

La admisión de culpabilidad representa un verdadero terremoto político para el gobierno de Trump, a pesar de los esfuerzos desplegados por la Casa Blanca en esta misma jornada para despegarse del escándalo.

Al ser consultado por un juez del Distrito de Columbia si deseaba declararse culpable, Flynn apenas respondió: “Sí, señor”. Flynn, de 58 años, fue inculpado por ofrecer “falso testimonio” en “un asunto bajo jurisdicción de una rama del Poder Ejecutivo del Gobierno de Estados Unidos”, según documentos de la oficina del Fiscal Especial Robert Mueller.

El impacto de la confesión de Flynn alcanzó a la bolsa de valores de Wall Street, cuyos principales índices cayeron más de 1%. La confesión de Flynn se enmarca en la investigación que encabeza el Fiscal Especial, Robert Mueller, sobre la eventual colusión entre el comité de campaña de Trump y funcionarios rusos durante la carrera presidencial.

En una nota oficial, Flynn dijo que asumía “plena responsabilidad” por sus actos y admitió que como parte del acuerdo con la justicia pasará a colaborar de buena fe con el equipo de Mueller, precisamente lo que la Casa Blanca más temía. Casi de inmediato, el abogado de la Casa Blanca, Ty Cobb, buscó minimizar el rol de Flynn en el gobierno de Trump, al punto de apuntar que ocupó el cargo por solamente 25 días e incluso lo definió como “un exfuncionario del gobierno de Obama”.

“Nada en la admisión de culpabilidad o en los cargos implica a nadie más que al señor Flynn”, afirmó Cobb. No obstante, varios de los documentos divulgados sugieren lo contrario.

A fines de diciembre de 2016, cuando ya había sido seleccionado por Trump para ser asesor de Seguridad Nacional en el gobierno en formación, Flynn mantuvo varios contactos con el entonces embajador de Rusia en Washington, Sergei Kislyak.

En algunas conversaciones Flynn discutió con Kislyak la necesidad de evitar una escalada de tensiones entre Washington y Moscú a raíz de las sanciones que el gobierno de Barack Obama imponía en ese momento a Rusia.

Una vez que el nuevo gobierno asumió el poder, el 20 de enero, el Departamento de Justicia alertó a la Casa Blanca sobre esos contactos y advirtió que la continuidad de Flynn en el cargo lo exponía a ser chantajeado por funcionarios rusos.

Volver

Comentarios