test

Washington despide al ex presidente de Estados Unidos con una emotiva ceremonia en la catedral

Publicado: 06 Diciembre 2018 | Visto 48 veces

La capital de Estados Unidos ha aparcado este miércoles durante unas horas sus diferencias políticas y su extrema polarización para despedir a George Herbert Walker Bush, quien fuera su 41 presidente, fallecido el pasado viernes a los 94 años.

Bush fue el último de los máximos dirigentes del país en combatir en la segunda guerra mundial y su adiós marca el final de una época, no solo por las circunstancias históricas que le tocó vivir, sino también por el civismo y la decencia que desplegó a lo largo de su extensa carrera, principios muy alejados de la toxicidad que impera hoy en Washington.

“Bush fue el último de los grandes estadistas soldado”, dijo el historiador presidencial, Joe Meacham, durante el funeral de estado celebrado en la Catedral Nacional de Washington, la misma que despidió a Eisenhower, Reagan y Ford.

Desde el altar, junto a un ataúd cubierto por la bandera estadounidense, los panegíricos elogiaron el sentido del humor de Bush, la lealtad hacia sus amigos, su valor en el combate, el amor a su familia o el decoro con el que se desempeñó en la vida pública.

Su hijo, el también expresidente George W., recordó que lo llamó minutos antes de que falleciera para decirle que lo quería y que había sido un “padre maravilloso”. El patriarca le respondió con las que fueron sus últimas palabras: “Yo también te quiero”.

Antes de cerrar su parlamento, Bush no pudo reprimir las lágrimas, uno de los momentos más emotivos de un funeral donde hubo tantas risas como lágrimas. “Él me enseño lo que significa ser un presidente que sirve con integridad, que lidera con coraje y que actúa con amor en el corazón hacia los ciudadanos de nuestro país”, dijo el tejano.

Volver

Comentarios