test

Sanando a la comunidad

Publicado: 02 Octubre 2019 | Visto 347 veces

¿Qué hace de estas amistades algo tan precioso? Supongo, que estas son seis características que se destacan.
La primera característica es el amor incondicional. Todos en algún momento nos hemos encontrado con personas que sólo están cerca cuando les conviene o cuando obtienen lo que quieren de la relación. Sin embargo, Salomón nos dice en Proverbios 17:17 dice: “En todo tiempo ama el amigo.” Los verdaderos amigos se enfocan en lo que se pueden dar, en vez de pensar en lo que pueden obtener. En esta clase de amistad, encontramos seguridad porque sabemos que siempre estarán a nuestro lado.

Segundo, es el apoyo que los amigos nos dan en momentos de pruebas. En los momentos difíciles muchas veces las personas tienden a alejarse en vez de acercarse. Estas circunstancias no solo enriquecen la amistad, pero también nos hace saber quiénes buscan una verdadera amistad. En la segunda parte de Proverbios 17:17, Salomón dijo que un amigo, “es como un hermano en tiempo de angustia.” Los verdaderos amigos están dispuestos a sobrellevar las dificultades con tal de que ellos puedan estar al lado de su ser amado. Cuando ofrecemos esta clase de apoyo, talvez no podamos hacer mucho, pero siempre fortalecerá nuestra amistad.

Tercero, así como compartimos la tristeza también nos alegramos en sus triunfos. Como diría el apóstol Pablo, “Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran” (Romanos 12:15). Según Dios un verdadero amigo se alegra por los logros, éxitos y bendiciones de sus amigos. En la amistad no hay lugar para celos y la envidia.

Cuarto, tiene que ver con conversaciones que edifican. Los verdaderos amigos nos inspiran, renuevan y motivan a enfrentar con una actitud positiva la vida que tenemos. Los amigos según las Escrituras se concentran en conversaciones que edifican en vez de desanimarnos. “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracias a los oyentes” (Efesios 4:29).

Quinto, los verdaderos amigos estarán siempre dispuestos a ofrecernos una sincera y amorosa corrección cuando tengan que hacerlo. Con un espíritu de mansedumbre (Gálatas 6:1) el amigo verdadero, siempre querrá lo mejor para su amigo. “El justo sabe guiar a su prójimo; el impío le hace perder el camino. (Proverbios 12:26). Todos tenemos momentos en la vida que necesitamos dirección y consejo. Alguien quien pueda mirar el problema desde afuera.
Y, por último, para que haya una verdadera amistad, necesitamos invertir tiempo. Invertir tiempo de calidad es de suma importancia para hacer crecer una amistad sana. Necesitamos invertir tiempo con Dios, nuestro cónyuge, hijos, familiares y amigos. Esta es la escala de prioridades de cómo deben ser nuestras amistades. Encontrar una amistad verdadera, es como encontrar un tesoro escondido.

Si tiene preguntas o comentarios, escriba a [email protected] o al P. O. Box 23067, New Orleans, LA 70183-0067.

Volver

Comentarios