test

Sanando a la comunidad

Publicado: 05 Marzo 2020 | Visto 547 veces

No importa cuál medio social usted y yo leamos, veamos o escuchemos; lo único que se resalta es la maldad de cada día. Los medios constantemente se enfocan en los hechos y las características negativas de la gente. Parecería ser que únicamente estamos rodeados de hombres y mujeres desagradecidos, desleales y sin cariño natural (2 Timoteo 3:1-3). Si esto es verdad, entonces el futuro será cada vez más y más oscuro; y no hay nada que podamos hacer. Pero ¿será esto verdad? Es posible que el hombre pueda actuar conforme a las palabras del apóstol cuando dijo, “No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal” (Romanos 12:21).

Todo ser humano ha sido creado a la imagen y semejanza de Dios. Por lo tanto, hay bondad en sí mismo. La palabra bondad proviene del latín “bonitas.” La palabra está compuesta “bonus” que significa “bueno” y el sufijo “tat” que cambiado al castellano como “dad” expresa “cualidad.” Por lo tanto, bondad es calidad de bueno. Muchas veces utilizamos la palabra bondadoso para describir a una persona que está llena de bondad. Lo que estamos diciendo es que tal persona tiene una inclinación o tendencia natural a hacer el bien.

Generalmente es fácil ser bondadoso con nuestra propia familia y amigos. Pero ¿qué acerca de los desconocidos? Jesús dijo que debemos, “Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien, a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen” (Mateo 5:44). Si elegimos ser únicamente bondadosos con aquellos que son bondadosos con nosotros, ¿qué estamos haciendo diferente? ¿Qué estamos haciendo de más? (Mateo 5:46-47). Los actos de bondad promueven la benevolencia y la amabilidad para con el prójimo. El acto de bondad sale de un corazón generoso y genuino que nunca espera nada a cambio. El acto de bondad se inclina a evitar el sufrimiento con la finalidad de aliviar el dolor; ya sea, en la propia familia o en la comunidad. ¡La bondad siempre procura el beneficio de las demás! El apóstol Pablo nos recuerda que cuando elegimos vivir para Dios, la presencia del Todopoderoso en el cristiano producirá como fruto, la bondad (Gálatas 5:22; Efesios 5:9).
Cuando elegimos tener actos de bondad, lo que estamos creando es la oportunidad de acercarnos más e identificarnos con la manera de pensar, de sentir y de actuar que hubo en nuestro Señor Jesucristo. Las palabras y los actos que expresan bondad pueden cambiar caminos y traer calor y sanidad a los corazones afligidos. Un solo acto de bondad puede hacer una gran diferencia en la vida de la gente, porque nunca sabemos lo que las personas están atravesando en sus vidas.

El Señor dice, “Al contrario, sean bondadosos entre ustedes, sean compasivos y perdónense las faltas los unos a los otros, de la misma manera que Dios los perdonó a ustedes por medio de Cristo” (Efesios 4:32).

Si tiene preguntas o comentarios, escriba a [email protected] o al P. O. Box 23067, New Orleans, LA 70183-0067.

Volver

Comentarios