test

Sanando a la Comunidad

Publicado: 18 Junio 2020 | Visto 67 veces

El salmista dijo, “Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos” (Salmos 19:1). El apóstol Pablo declaró, “Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa” (Romanos 1:20). Y el Señor Jesús nos enseña, “Si alguien está dispuesto a hacer la voluntad de Dios, podrá reconocer si mi enseñanza viene de Dios o si hablo por mi propia cuenta” (Juan 7:17).

Alguien una vez le preguntó al ateo Bertrand Russel, “Supongamos que usted está equivocado y que Dios existe. ¿Qué va a decirle en el día del juicio?” Él respondió diciendo, “Dios, no hubo suficiente evidencia.”

En realidad, las personas que dicen: “No hay suficiente evidencia” son agnósticas y no ateas. El agnóstico es el que no cree que haya razón suficiente para que una persona crea en Dios. En cierta manera, tal persona tiene menos valentía moral que un ateo. Si no hay suficiente evidencia para creer en Dios, es porque Dios no está dispuesto a proveerla o es incapaz de hacerlo. En tal caso, tal Dios no sería digno de nuestra fe. En cambio, la persona atea, por lo menos está dispuesto a tomar una decisión y mostrar esta públicamente.

¿Hay suficiente evidencia de qué Dios existe? Aunque la Biblia no trata de demostrar la existencia de Dios, igualmente podemos usarla para demostrar su existencia. Las Escrituras nos afirman que la misma naturaleza no solo es la primer, pero también, el más evidente argumento de que Dios existe. Es interesante ver que hay una enseñanza misma en el hecho de que la ciencia desde su principio no ha hecho ningún descubrimiento que refute la existencia de Dios. Al contrario, ella ha dado más credibilidad a la creencia de Dios en el hombre.

Desde hace muchos siglos la pregunta acerca del origen de la tierra ha dejado al ser humano perplejo. El hombre quedó y seguirá frustrado al negar la verdad de la creación de Dios. Aunque la teoría de la “Gran Explosión,” como el origen de la tierra no concuerde con la narración en Génesis, es un descubrimiento que concuerda con que la tierra tuvo un comienzo. Y este comienzo muestra fuertemente de que hubo una Fuerza Poderosa que lo originó.

El problema de creer que Dios existe (fe), es el corazón del hombre. Si alguien decide creer en un Creador (que Dios existe), hay una gran abundancia de evidencia para ello. El Señor Jesús dijo que el que quiera hacer la voluntad de Dios hallará suficiente evidencia (Juan 7:17). El enfoque en el materialismo del mundo en cuanto a nuestra creación y existencia no deja lugar para lo espiritual. Asimismo, tampoco se ha probado que lo espiritual no haya existido o que pueda existir.

La realidad del problema es que cuando la persona llega a reconocer y aceptar la evidencia de que Dios existe, tal persona, debe arrepentirse (hacer un cambio de vida) y comprometerse con tal arrepentimiento. El creer en Dios requiere humildad. El hombre debe reconocer que hay Alguien más grande que él o ella misma. Por lo tanto, la persona debe reconocer y confesar su incapacidad de entender o controlar su vida. La falta de evidencia de qué Dios existe, no es el problema. Sino es la falta de disposición a someterse a Dios y está es la barrera más grande para verlo. “Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos.”

Si tiene preguntas o comentarios, escriba a [email protected] o al
P. O. Box 23067,
New Orleans, LA 70183-0067.

Volver

Comentarios