test

Colombia se despide con un nueve para la historia y una defensa para el futuro

Publicado: 04 Julio 2018 | Visto 468 veces

Le lesión de James Rodríguez, los errores de Carlos Sánchez y la maldición de José Pekerman en la definición por penales. Demasiadas desgracias juntas para sostener el sueño de Colombia en el Mundial.

Los colombianos cayeron el martes 4-3 ante Inglaterra en la definición desde el punto de penal por los octavos de final del Mundial de Rusia, sepultando el objetivo de al menos igualar la marca de cuartos de final alcanzada hace cuatro años, el mayor logro del fútbol del país en su historia.

En contraste, Inglaterra parece acompañada por la estrella que suele alumbrar a los equipos destinados a grandes hazañas.

El guardameta Jordan Pickford le tapó el remate a Carlos Bacca y Eric Dier sentenció la serie a su favor para ganar una definición por penales por primera vez en cuatro intentos. Y volvieron a imponerse en un partido de la fase de eliminación desde 2006.

La alegría fue efímera. En los penales, Ospina le atajó el tercero a Henderson, pero Uribe envió el cuarto de los cafeteros al travesaño y Pickford le desvió el último a Bacca. Veinte años después, Inglaterra vuelve a ser el verdugo de Colombia.

Las lágrimas incontenibles de Ospina en el Estadio del Spartak recordaron el llanto de un impotente Faryd Mondragón sobre el césped de Lens apenas terminó el partido frente al equipo de los tres leones que selló la eliminación cafetera en Francia 98. Tras aquella derrota, a Colombia le costó 16 largos años regresar a una Copa del Mundo, la de Brasil, donde alcanzó los cuartos de final.

Aunque no pudo repetir esa brillante actuación, aquella larga ausencia hoy luce inconcebible. Los colombianos, a pesar de las inoportunas lesiones de sus estrellas, volvieron para quedarse.

Volver

Comentarios