test

Enrique Centeno Reneau, sus pensamiento y su forma de sentir

Publicado: 24 Agosto 2015 | Visto 2273 veces

Enrique Centeno Reneau, el habilidoso jugador que le dio inmensas alegrías a la afición hondureña, jugando para varios equipos de la Liga nacional en Honduras y jugando para la selección catracha.

¿Quien no recuerda sus tardes de gloria?, ¿quien no recuerda sus corridas por la banda, arrastrando marcas, mandando centros y metiendo goles?. Para la afición del Victoria de la Ceiba será difícil olvidar a este espigado jugador, porque fue él quien anotó el gol con el que le jaiba Brava obtuvo su primer título de campeón.

Toda Honduras lo recordará siempre porque fue él quien jugando con la selección nacional, se convirtió en el primer jugador de Honduras en anotar un gol en el estadio Azteca.

Después de su retiro del futbol profesional, Quique Centeno, se quedó varios años en su amada Jutiapa y en una ocasión se postuló como un fuerte aspirante a la alcaldía de este pequeño municipio, pero al final no se aventuró.

Luego se radico en EEUU, en Nueva Orleans donde participó como jugador en una de las ligas de esta tierra del Jazz, luego emigró hacia Miami donde también se dedicó a jugar de manera burocrática y a su trabajo de pintura.
Hoy Honduras está de luto, pero lo que sí es seguro que Enrique Centeno Renau vivirá por siempre en el corazón de los hondureños.

El pensamiento y la forma de sentir del "Estilete" Reneau
"Estoy pasando momentos duros, pero con ánimo y ganas de seguir viviendo, tengo todas las áreas de mi cuerpo afectadas, mi cuello, mis manos, mi espalda y el hombro, llevo dos semanas sin dormir, tengo problemas hasta para comer, me siento muy débil porque no he podido continuar con el tratamiento por su costo".

"Quiero recuperarme para seguir con vida, con mis metas que es entrenar un equipo profesional y casarme".

"Mi hija me baña y me cambia, trato de mantenerme fuerte para evitar encerrarme en el cuarto a llorar, es difícil dormir por lo que me está pasando. Siento que las alegrías para mí ya pasaron los momentos felices terminaron, estoy viviendo una triste realidad".

"Siento que estoy jugando el partido más difícil de mi vida, he llorado mucho a mis 43 años, pero nunca he perdido la fe, he tenido la fortaleza para mantenerme despierto y estoy seguro que este partido lo voy a ganar con la ayuda de Dios"

"Mi familia ha sido un soporte en estos momentos, sobre todo mi hija Karen y mi novia salvadoreña que vive en Estados Unidos".

 

Volver

Comentarios