test

“PEDRO TROGLIO EN LA TIERRA DE LEMPIRA”

Publicado: 05 Enero 2020 | Visto 318 veces

Algunos sentados, otros de pie con brazos cruzados, relajados ... los mirmidones observaban Como Héctor Osó a Aquiles, como dijo Gabo. Crónica de una muerte anunciada.

Porque la altivez y amor propio de Héctor, además de sinónimos son enemigos del orgullo. Eso que el ser humano tiende a hacer aun sabiendo la adversidad y el fracaso inminente a cualquier índole similar.

En fútbol sucede a menudo que entrenadores aceptan dirigir equipos de antemano conociendo el desenlace negativo al final del torneo.

Ese “cuentecito” que los partidos hay que jugarlos, o los “nunca se sabe” y que decir del muy popular “esto no se acaba hasta que se termine”, más que frases en lenguage políticamente astuto no están en la mayoría de casos acorde a la realidad.

Usted amigo lector ”no se enchibole”. Puede poner Mourinhos y Guardiolas a dirigir a Belice y yo le aseguro que seguirán últimos o penúltimos en UNCAF.

Cambiando a antónimo lo anterior, o sea; en 90 grados. o dándole “vuelta a la tortilla”... hay entrenadores ventajistas. Que solo dirigen si van “Machete vrs Cuchillo” y si el cuchillo del rival es de palo mejor. Esos que apuestan solo a Aquiles. Ó en semejanza a Mayweather vrs Pacquiao sabiendo que el filipino tenía una costilla rota y las rodillas destruidas. Y así podría mencionar centenas de ejemplos, aunque creo que usted mi amigo lector ya entendió el mensaje.

Ahora vienen las preguntas. ¿Y porqué se sorprende entonces?

¿Porqué rinde tantos honores a un entrenador que ganó en una superioridad abismal?

¿Alguien que cuenta con 60 jugadores de primer nivel de los que usa 30 que le permiten y se da el lujo de prestar “a los menos buenos” a sus rivales?

Es la historia reciente de Pedro Troglio en su aventura en Honduras. Y ahí no se acaba el encomio... por si no bastaba la aplastante y desproporcionada ventaja, fue ayudado por factores exógenos que aseguraran la victoria por si Él fallaba.

Hasta el momento Pedro Troglio ha demostrado ser entrenador. No estratega. De haberlo sido hubiese ganado La liga Concacaf. Tenía los recursos de sobra y falló.

Le doy el beneficio de la duda para este 2020. Tendrá que ganar algo acorde a su “jerarquía”... La Liga de Campeones de Concafaf le espera, gánela y haré mi columna en halagos a usted.
Veremos.

Volver

Comentarios