test

James Bond ahora en coche electrico

Publicado: 19 Marzo 2019 | Visto 355 veces
  • Adiós a las persecuciones con modelos de combustión.
  • El agente secreto 007 se convierte en '00 emisiones'

.Si uno repasa mentalmente la veintena de películas de la saga del Agente 007 recordará tiros por doquier, vuelos transoceánicos y vehículos de órdago. No es precisamente una vida ecológica. Las cosas cambiarán en la próxima entrega de James Bond, que llegará previsiblemente en el primer semestre de 2020. Su medio de transporte seguirá siendo un deportivo. Seguirá siendo un Aston Martin. Pero los caballos de combustión cambiarán por la potencia eléctrico del Aston Martin Rapide E.

El primer vehículo cero emisiones del fabricante británico será el vehículo que pilotará Daniel Craig, quien protagonizará un título (el 25 de la serie) que todavía no tiene nombre. El film permitirá ver en acción a un Rapide E que sólo conocemos en forma de prototipo.

Que no se preocupen los fans de la saga por la velocidad de las persecuciones, puesto que este deportivo de 610 caballos asegura un 0 a 100 km/h en menos de cuatro segundos, una recuperación de 80 a 100 km/h en 1,5 segundos y una máxima de 250 km/h. Está por ver si veremos a 007 recargando su coche, que tiene una autonomía de 320 kilómetros gracias a sus baterías de iones de litio de 62 kWh.

Los villanos seguirán temiendo las acometidas del agente especial, pero el acecho será bastante más silencioso. Por cierto, la elección del reparto para el nuevo film ha provocado el retraso de su lanzamiento y rodaje. Las últimas informaciones apuntan a que el malo de la película será Rami Malek, reciente ganador del Óscar al mejor actor por Bohemian Rhapsody.

El Rapid E que usará Craig será, previsiblemente, una de las 155 unidades que se harán de este deportivo 100% eléctrico cuyo precio rondará las 250.000 libras (293.000 euros al cambio). Un modelo que podría llegar a los concesionarios este año. Según The Sun, diario que adelantó la noticia del James Bond "00 emisiones", hubo discusión sobre el cambio de propulsión del vehículo, pero finalmente se optó por el Rapide E para evitar vender una imagen "anticuada y demasiado políticamente correcta" de James Bond.

También influyó en la decisión Cary Fukunaga, quien según el tabloide es un ecologista declarado. Lo que no cambia es la relación de Aston Martin con estas películas de espías, una asociación que empezó en 1964 con el film Goldfinger en el que se usó un Aston Martin DB5.

MARCA

 

Volver

Comentarios