test

May y Juncker sellan un pacto del 'brexit'

Publicado: 12 Marzo 2019 | Visto 138 veces

A menos de 24 horas de una nueva ronda de votaciones clave en Westminster, la primera ministra británica, Theresa May, ha vuelto a cruzar por undécima vez desde el inicio de las negociaciones el Canal de la Mancha para intentar salvar su pacto del 'brexit'.

La cita ha sido esta vez en Estrasburgo donde ha sellado in extremis con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, un acuerdo que incluye garantías adicionales de que el mecanismo de salvaguarda para evitar el regreso de una frontera física a la isla de Irlanda será temporal y que el Reino Unido no quedará atrapado indefinidamente en la unión aduanera.

“Nuestro acuerdo proporciona aclaraciones significativas y garantías legales sobre la naturaleza de la salvaguarda”, ha explicado el presidente de la Comisión Europea tras esta última negociación relámpago en Estrasburgo, recordando que es la tercera reunión que mantiene en el último mes con la primera ministra británica.

“En política a veces tienes segundas oportunidades pero no habrá una tercera”, ha advertido a los diputados que deberán pronunciarse de nuevo este martes en la Cámara de los Comunes. “No habrá nuevas negociaciones. Este es el acuerdo”, ha zanjado.

El acuerdo del 'brexit' no ha sido reabierto ni renegociado. Tampoco se modifica el mecanismo de salvaguarda para proteger el Acuerdo de paz de Viernes Santo. Pero con las aclaraciones "legalmente vinculantes" obtenidas, Theresa May espera poder evitar una nueva derrota que podría terminar con la poca credibilidad que le queda tanto en casa como en la esfera europea.

"Es difícil dar una mano a la gente que está con las dos en los bolsillos", reprochaba este lunes el primer ministro danés, Lars Loekke, ante las dificultades a las que se han encontrado los gobiernos europeos para resolver esta grave crisis política.

La solución que ha permitido desbloquear la negociación se ha presentado como un instrumento jurídico, que garantizará que el mecanismo de salvaguarda diseñado para evitar el regreso de una frontera dura a la isla de Irlanda, y que obligaría al Reino Unido a permanecer en la unión aduanera en caso de activarse y a no poder negociar sus propios acuerdos comerciales, no sea indefinido.

Según May, el acuerdo garantizará que esa red de seguridad no será permanente gracias a un sistema de arbitraje que les protegerá de cualquier mala fe por parte de la UE y que, en última instancia, les permitiría suspender la aplicación de forma “unilateral y proporcional”.

Volver

Comentarios