test

Lo que usted debe saber sobre hacerse una prueba de detección de cáncer de cuello uterino

Publicado: 24 Enero 2020 | Visto 189 veces

Por Stacy Simon

Directora Principal de Redacción, Sociedad Americana Contra El Cáncer

Durante las últimas décadas, las pruebas de detección (pruebas para detectar el cáncer antes que se presenten los síntomas) han reducido las muertes por cáncer de cuello uterino, debido a que los médicos han podido encontrar el cáncer temprano y tratarlo, o evitar que este se desarrolle.

La forma más común de cáncer de cuello uterino empieza con cambios precancerosos. Estos precánceres, los cuales son causados por el VHP (virus del Papiloma humano), se pueden detectar y tratar antes de que tengan la posibilidad de convertirse en cáncer. Estos precánceres a menudo no presentan síntomas, sin embargo, sus células se pueden detectar mediante pruebas periódicas de detección.  Si hay células precancerosas, éstas se pueden extirpar para evitar que se conviertan en cáncer.

Existen 2 tipos de pruebas que se usan para detectar el cáncer de cuello uterino.

El Papanicolaou (Pap) puede detectar cambios celulares temprano para que puedan ser tratados antes de que se conviertan en cáncer. El Papanicolaou también puede encontrar temprano el cáncer de cuello uterino, cuando es más fácil de tratar.La prueba de VPH (virus del Papiloma humano) encuentra las infecciones por el VPH que pueden resultar en cambios celulares y en cáncer. Las infecciones por el VPH son muy comunes. La mayoría de las veces el cuerpo puede combatir las infecciones por el VPH antes de que puedan causar problemas, sin embargo, algunas infecciones resultan en cambios celulares que podrían causar cáncer. Las pruebas de detección del VPH pueden ayudar a los médicos a determinar si una mujer tiene un mayor riesgo de desarrollar cáncer antes de que las células precancerosas estén presentes.  La prueba del VPH puede hacerse junto con un Papanicolaou o sola.

Durante las últimas décadas, las pruebas de detección (pruebas para detectar el cáncer antes que se presenten los síntomas) han reducido las muertes por cáncer de cuello uterino, debido a que los médicos han podido encontrar el cáncer temprano y tratarlo, o evitar que este se desarrolle.

La forma más común de cáncer de cuello uterino empieza con cambios precancerosos. Estos precánceres, los cuales son causados por el VHP (virus del Papiloma humano), se pueden detectar y tratar antes de que tengan la posibilidad de convertirse en cáncer. Estos precánceres a menudo no presentan síntomas, sin embargo, sus células se pueden detectar mediante pruebas periódicas de detección. Si hay células precancerosas, éstas se pueden extirpar para evitar que se conviertan en cáncer.

Existen 2 tipos de pruebas que se usan para detectar el cáncer de cuello uterino.

La prueba de Papanicolaou puede encontrar temprano los cambios celulares y tratarlos antes de que se conviertan en cáncer. El Papanicolaou también puede encontrar temprano el cáncer de cuello uterino, cuando es más fácil de tratar.La prueba de VPH (virus del Papiloma humano) encuentra las infecciones por el VPH que pueden resultar en cambios celulares y en cáncer. Las infecciones por el VPH son muy comunes. La mayoría de las veces el cuerpo puede combatir las infecciones por el VPH antes de que puedan causar problemas, sin embargo, algunas infecciones resultan en cambios celulares que podrían causar cáncer. Las pruebas de detección del VPH pueden ayudar a los médicos a determinar si una mujer tiene un mayor riesgo de desarrollar cáncer antes de que las células precancerosas estén presentes. La prueba del VPH puede hacerse junto con un Papanicolaou o sola.

Seguir las guías de detección de la Sociedad Americana Contra El Cáncer puede ayudar a encontrar precánceres a fin de evitar que se conviertan en cáncer. Las pruebas de detección también pueden ayudar a encontrar el cáncer de cuello uterino temprano, cuando podría ser más fácil de tratar.

Todas las mujeres deben comenzar a hacerse pruebas de detección de cáncer de cuello uterino a los 21 años de edad.Las mujeres entre 21 y 29 años de edad se deben hacer un Papanicolaou cada 3 años. No se les debe realizar la prueba de VPH a menos que sea necesaria después de haber obtenido un resultado anormal con la prueba de Papanicolaou.Las mujeres de 30 a 65 años de edad se deben hacer ambos un Papanicolaou y una prueba de VPH cada 5 años. Este es el enfoque preferencial, sin embargo también está bien realizar una prueba de Papanicolaou sola cada 3 años.Las mujeres mayores de 65 años a quienes se les han realizado pruebas periódicas de detección con resultados normales no se deben realizar pruebas de detección para el cáncer de cuello uterino. Las mujeres que han sido diagnosticadas con cáncer o precáncer de cuello uterino deben continuar haciéndose pruebas de detección según las recomendaciones de sus médicos.Las mujeres a quienes se les ha extirpado el útero y el cuello uterino en una histerectomía y no tienen antecedentes de cáncer o precáncer de cuello uterino, no se deben realizar las pruebas de detección.Las mujeres a quienes se les ha administrado la vacuna contra el VPH aun así deben seguir las recomendaciones de las pruebas de detección para su grupo de edad.Las mujeres que tienen un riesgo alto para el cáncer de cuello uterino probablemente necesiten realizarse pruebas de detección con mayor frecuencia. Las mujeres con alto riesgo podrían incluir a quienes tienen infección por VPH, trasplante de órganos, o exposición al dietilestilbestrol (DES, por sus siglas en inglés). Ellas deben hablar con su médico o enfermera al respecto.La Sociedad Americana Contra el Cáncer recomienda que las mujeres no se hagan un Papanicolaou o una prueba de VPH todos los años, porque por lo general al cáncer de cuello uterino le toma más tiempo que esto, de 10 a 20 años, para desarrollarse y hacerse pruebas de detección con frecuencia a menudo resulta en procedimientos que no son necesarios.

La vacuna contra el VPH puede prevenir el cáncer de cuello uterino

Una manera de prevenir el cáncer de cuello uterino es vacunarse contra el VPH, que se sabe que causa casi todos los tipos de cáncer de cuello uterino.

Tener el VPH también aumenta el riesgo para otros cánceres y verrugas genitales que pueden afectar tanto a hombres como a mujeres. La vacuna contra el VPH ayuda a prevenir infecciones que pueden causar 6 tipos de cánceres, incluyendo el cáncer de cuello uterino.   La vacuna funciona mejor en las personas más jóvenes. Las niñas y los niños deben empezar las series de la vacuna a los 11 o a los 12 años o bien a los 9 años de edad. Las niñas y los niños que no se vacunan a la edad recomendada aún pueden aplicarse la vacuna contra el VPH hasta los 26 años de edad.   Para informarse más al respecto, visite www. cancer.org/HPV.

Volver

Comentarios