test

OMS elevó la amenaza internacional de la epidemia

Publicado: 28 Enero 2020 | Visto 430 veces

La capital china registró el lunes el primer muerto por el coronavirus que está generando una angustia creciente en el mundo frente a los más de 82 fallecidos, mientras la OMS elevó la amenaza internacional de la epidemia a «alta».

«Estamos en estrecha comunicación con China sobre el virus», tuiteó el presidente estadounidense Donald Trump, antes de agregar que había ofrecido «cualquier ayuda que sea necesaria» al gigante asiático que ha cerrado a cal y canto numerosas ciudades para impedir su propagación.

Mongolia se convirtió en el primer país que cierra las carreteras que le unen a China. Las personas procedentes de la provincia china de Hubei, la más afectada, no podrán entrar en Malasia, y Alemania y Turquía desaconsejaron a sus ciudadanos que viajen a China, mientras Francia y Estados Unidos preparan la evacuación de sus ciudadanos.

El número de víctimas mortales se eleva ya a 82 y el de casos confirmados oficialmente son ya más de 2,700, incluido un bebé de nueve meses.

Medio centenar de enfermos han sido censados en el resto del mundo, donde una docena de Estados desde Asia a Australia, pasando por Europa o América del Norte, han sido alcanzados por el virus.

La dimensión de la amenaza de propagación la esbozó el alcalde de Wuhan, epicentro del nuevo virus aparecido en diciembre: unos 5 millones de habitantes, casi la mitad de la población, se habían desplazado para pasar las fiestas del Año Nuevo que se celebró el sábado.

El cierre a cal y canto de esta ciudad desde el jueves le daba un aire fantasmagórico. La mayoría de los comercios están cerrados y los vehículos no esenciales no pueden circular, constató un equipo de la APF.

«Cada día estoy más preocupado», reconoció el estudiante vietnamita Do Quang Duy, de 32 años.

«¡Venga Wuhan!» rezaba un cartel luminoso en un rascacielos de la ciudad en un intento de levantar el ánimo de la población que debe permanecer encerrada en sus casas.

El primer ministro chino, Li Keqiang, llegó el lunes a Wuhan, primera visita de un dirigente del régimen comunista a la ciudad desde el comienzo de la epidemia en diciembre.

En los hospitales de Wuhan, la situación es caótica: los pacientes tienen que esperar horas antes de poder ver a un médico. Ante esta situación, se están construyendo dos hospitales de un millar de camas cada uno, que estarán listos en el tiempo récord de menos de dos semanas.

«La capacidad de propagación del virus se reforzó», indicaron funcionarios sanitarios chinos, aunque dijeron que este nuevo coronavirus «no es tan potente» como el virus del SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), origen de una mortal epidemia entre 2002 y 2003, que dejó cerca de 750 muertos.

Volver

Comentarios