test

Julissa Arce una mexicana indocumentada que triunfa en EEUU

Publicado: 31 Marzo 2015 | Visto 1401 veces
Acaba de cumplir 32 años y ha rozado el cielo financiero de Wall Street, pero hasta hace poco Julissa Arce podría haber sido deportada de Estados Unidos en cualquier momento: era otra mexicana indocumentada que ahora, con los sueños cumplidos, quiere gritar al mundo que "sí, se puede".
 
"Quiero contar mi historia para toda la gente que se encuentra en la situación en que yo estaba. Que no dejen que un papel los limite, ni que las leyes les indiquen hasta dónde pueden llegar. Quiero ayudar a cambiar la percepción que este país tiene de los inmigrantes", afirmó.
 
Además de hacerle vivir atemorizada, su condición migratoria le hizo renunciar a buenas oportunidades laborales por no poder abandonar EUA pero, sobre todo, le hizo tomar la decisión "más dura de su vida", quedarse en Nueva York y no despedirse de su padre cuando estaba a punto de fallecer en su país natal.
 
Arce vivió en México hasta los 11 años, luego se trasladó a vivir con sus padres a San Antonio, Texas, con una visa de turista que expiró cuando cumplio 14 años.
 
En ese momento de su vida, las mayores consecuencias de su nuevo estatus migratorio pasaban por no poder acceder a estudios superiores. Afortunadamente, una ley estatal recién aprobada le permitió ser aceptada en la Universidad de Texas en Austin, donde su esfuerzo y ambición la premiaron.
 
Más tarde decidió comprar papeles falsificados a través de una persona conocida, con lo que aumentaba su temor a ser descubierta, dichos documentos la podían llevar a la cárcel, sin embargo, le permitieron finalizar sus estudios con éxito y acabar siendo seleccionada para trabajar en uno de los principales bancos de Wall Street, Goldman Sachs.
 
En 2009 "volvió a respirar" cuando se casó con su pareja, un ciudadano estadounidense que conoció en la universidad, y gracias a él pudo conseguir un permiso de residencia y la consiguiente ciudadanía.Tras entender que ya "era libre para decidir cómo quería que fuera la vida", Arce dejó Goldman Sachs y decidió que quería ayudar a las personas que sufren la situación que le atemorizó durante tantos años.
 
Por este motivo, ahora trabaja en Define American, una organización que se propone cambiar la cultura del lenguaje y la percepción de los inmigrantes en Estados Unidos a través de los medios de comunicación y de Hollywood.
Volver

Comentarios