test

La OEA amenaza con la expulsión al Gobierno de Venezuela

Publicado: 01 Junio 2016 | Visto 1116 veces

El panorama regional se ensombrece más para Venezuela. El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, activó la “Carta Democrática” del organismo por las circunstancias que atraviesa ese país. Su decisión política tiene como precedente inmediato en la OEA el golpe contra el presidente hondureño, Manuel Zelaya, en el 2009. Esta carta fue aprobada hace 15 años por todos los integrantes de la OEA como un instrumento para preservar las instituciones. Su artículo 20 sostiene que si se produce una “alteración del orden constitucional” cualquier Estado Miembro o su Secretario General están en condiciones de solicitar la convocatoria inmediata del Consejo Permanente para analizar la situación y “adoptar las decisiones que estime conveniente”.

La OEA puede impulsar gestiones de “buenos oficios” pero también suspender al país afectado. Como si fuera la Cuba de 1962, Nicolás Maduro de alguna manera esperaba este anuncio. “¡No a la OEA! Fuera la OEA de Venezuela y de América Latina”, dijo el presidente. El chavismo convocó a una marcha en apoyo al presidente.

Almagro, exministro de Exteriores del uruguayo José Mujica, ha mantenido una pésima relación con el heredero de Hugo Chávez en los últimos meses. En su informe de 132 páginas, el secretario general de la OEA es claro: la “alteración” a la que alude la Carta Democrática es verificable en Venezuela a través de las denuncias formuladas por la Asamblea Nacional (AN), que está en manos de la Mesa de Unidad Democrática (MUD). Por eso, en el documento divulgado hoy se considera que, ante la crisis existente, se requieren “cambios inmediatos en las acciones del Poder Ejecutivo”.

De lo contrario, el presidente Maduro corre “riesgo de caer en forma inmediata en una situación de ilegitimidad”. Para Almagro, “la continuidad de las violaciones” de la Constitución, en especial la que refiere al “equilibrio de poderes” y el funcionamiento “del Poder Judicial”, se constatan en los obstáculos que se ponen a la convocatoria a un referendo revocatorio del mandato presidencial. Además, Almagro denuncia la “falta de capacidad de respuesta” del Gobierno para afrontar “la grave crisis humanitaria” que vive el país, lo cual afecta “al pleno goce de los derechos sociales de la población”.

Para el secretario general de la OEA, “no existe posibilidad de normalidad democrática en Venezuela” sin la “necesaria disposición a la cohabitación y convivencia entre Gobierno, partidos políticos, actores sociales y la sociedad venezolana en su más amplia concepción”. En estas circunstancias, subrayó el secretario general, la responsabilidad de los países miembros de la OEA es “asumir el compromiso” de aplicar lo determinado por la Carta Democrática “de una manera progresiva y gradual que no descarte ninguna hipótesis de resolución, ni las más constructivas ni las más severas”. En adelante, se abre en el organismo un proceso de reuniones y votaciones que encuentran al chavismo sin sus aliados de peso: Argentina y Brasil le han dado la espalda de manera inequívoca desde sus respectivos giros hacia la derecha.

Volver

Comentarios