test

PALABRAS:

Publicado: 24 Junio 2016 | Visto 901 veces

El que no ama a su Patria, no puede amar nada....Esa expresión justa, propia de la razón y del amor a la cuna natal, es una antorcha de identificación y de entrega al País en el cual nos toco ver la luz por primera vez. Creo que debemos sentirnos orgullosos y agradecidos con el espacio donde comenzamos a honrar a los nuestros y a la sociedad sin importarnos bajo qué circunstancias nos acogió la suerte o el destino. Simplemente respetando y amando lo que nos concierne.

Alabamos y reconocemos el esfuerzo de quienes con varias dificultades han sorteado los grises senderos para limpiar la noche de sus pasos con el brillo del trabajo, la disciplina, el rigor, la entrega y el apego al respeto, la honradez, las buenas costumbres, el interés y la dignidad, siempre con el fin de obtener una proyección positiva en el sentido del buen vivir. Sus estructuras dan ejemplos que deben ser imitados con sencillez, esfuerzo, lealtad y formalidad.

Todo enmarcado en la razón forjara un pensamiento óptimo, aglutinara ideas diversas y con unidad sincera se lograra el tiempo y el terreno donde un día germinara la tranquilidad, la verdad, el pundonor y la paz de los distintos corazones. La frase inicial de esta nota nos involucra a reconocer lo que su creador, Lord Byron, mostro a las diversas generaciones. Sin duda, hay que amar nuestras patrias no porque sean grandes sino por ser nuestras. Así nos lo enseño Seneca, mientras José Martí señalaba: El deber de un hombre esta allí donde es más útil. Este escrito, tiende a que pensemos cada instante en la zona de nuestros intereses, en la Patria de cada quien. Intentamos hacer que muchos reflexionen, ya es oportuno aceptar que hemos errado, nos ha valido un comino el color de las banderas, la soberanía, el escudo y la letra de los respectivos himnos nacionales. Que ingratitud tan cruel e impía la de varios humanos. Nos preguntamos, a que se debe esa indolencia, ese desamor, esa gris incomprensión, esos actos ridículos y apátridas. Duele y duele mucho la soberbia y la indiferencia de algunos. Es una lástima. La Patria como la tierra son nuestras madres. Ajustémonos a la realidad y al orden, sin olvidar que apegados al raciocinio también somos ciudadanos del universo y, que en aquel lugar que nos traten con normalidad, seguro, que en ese terreno, puntualmente tendremos otra Patria.

 

EL POEMA DE HOY

Un Samba de Saudade.
Para: Rosy, Layin y Nayely.

Si la vida se acaba
no hagan caso.
Si una mañana no estoy
aquí ya mas,
acomoden mis cosas,
resérvenles lugar
y denle acomodo al corazón
de nueva cuenta.

Si un día no puedo compartir
comida y tiempo
dividan en tres la nueva vida
y una vez cada cinco años, diez,
alguna vez,
cosechen una flor
y hagan un samba
sin dolor
sin llanto,
que ahí estaré bailando
y cantando con ustedes.

Volver

Comentarios