test

El nuevo gobernador de Okinawa intentará reducir las bases de EE.UU.

Publicado: 02 Octubre 2018 | Visto 448 veces

La gente que celebraba la victoria del nuevo gobernador electo de Okinawa gritaba "¡Denny! ¡Denny! ¡Denny!". Era una escena extraña, que giraba en torno a la figura de Denny Tamaki, un político local con sangre estadounidense que deberá decidir el destino de bases de Estados Unidos en Okinawa.

Tamaki, de 58 años, hijo de un marino y el primer político con padres estadounidenses que gobernará Okinawa, derrotó a un candidato apoyado por un partido conservador alineado con Estados Unidos en la votación del domingo con una cómoda ventaja de 80,000 votos.

En juego está un plan elaborado a lo largo de décadas que contempla la construcción de una base aérea estadounidense en Henoko, sobre las costas de Okinawa.

Tamaki dijo que hablará con Estados Unidos y le explicará que los residentes de Okinawa rechazaron la base.

“Somos todos una familia en esta Tierra”, declaró Tamaki a la prensa. “La búsqueda de formas de coexistir en paz debe ser el punto de partida”.

Tamaki surge como un nuevo tipo de líder, que apoya la tolerancia y la diversidad, en una nación con una tradición de uniformidad y conformidad.

Nunca conoció a su padre, del que se sabe poco. Se cree que se fue de Okinawa antes de que naciera su hijo, producto de una relación con una mujer local. La doble nacionalidad es técnicamente ilegal entre los japoneses adultos, especialmente entre los políticos.

Si bien rara vez habla en detalle de sus raíces, Tamaki dice que refleja las complejidades de Okinawa.

Su lenguaje corporal tras la victoria fue revelador. Gritó “¡Banzai!”, una expresión típicamente japonesa. Bailó y movió sus brazos rítmicamente, al estilo de Okinawa.

Volver

Comentarios