test

Honduras: Tragedia en el mar, 30 personas mueren, 3 desaparecidos y 55 sobrevivientes al naufragan dos embarcaciones pesqueras

Publicado: 06 Julio 2019 | Visto 240 veces

Fueron dos embarcaciones las que naufragaron el miércoles 3 de julio, Miss Francely con 49 personas a bordo, pero todas rescatadas con vida por parte de la Fuerza Naval de Honduras (FNH), quedaron sostenidos del barco dado vuelta en las aguas de los Cayos Media Luna y Vivorillo en horas de la mañana del pasado miércoles.

En tanto la embarcación “Capitán Waly” con 88 personas a bordo, murieron ahogados 30; 55 sobrevivientes y 3 desaparecidos, siendo en total 137 personas en las dos embarcaciones.

Se informó que la capacidad de ambos barcos pesqueros es de 30 personas, pero el que estaba con más sobrepeso fue el segundo, lo que pudo apresurar la desgracia, según algunos de los testimonios dados ayer por los sobrevivientes en Puerto Lempira cuando eran atendidos por personal médico sanitario facilitado por la Copeco.

Otra de los supuestos causales de la tragedia se debió a fallas en el motor, relataron algunos pescadores quienes agregaron que se mantuvieron a flote por varias horas, pero el barco no aguantó sin poder avanzar y ante el oleaje produciendo la muerte de las 27 personas entre ellas el capitán, buzos, cayuqueros y marineros.

El barco “Capitán Waly” había zarpado desde el 1 de julio a los bancos pesqueros en busca de langostas, pero se hundió a 80 millas náuticas al noroeste de Puerto Lempira en la cercanía de Cayo Gorda, informó el capitán de navío, José Meza, portavoz de las Fuerzas Armadas de Honduras (FF AA).

Posibles causas.

El director de la Marina Mercante, Juan Carlos Rivera, informó que se investigan las causas de la tragedia al tiempo de aclarar que no se cumplió la ordenanza de no subir más personas de lo estipulado o permitido por seguridad en cada embarcación y se tomarán los correctivos para que este tipo de tragedias no vuelvan a suceder.

Una de las limitantes es que las inspecciones de la tripulación se hacen al momento en que zarpa el barco, pero estas embarcaciones suelen subir a pescadores a lo largo de las aguas y a medida avanzan en alta mar.

Por los momentos se tiene conocimiento que hay empresarios pesqueros que contratan embarcaciones cuyos dueños asignan al capitán de la nave la contratación de buzos, que se sumergen desprotegidos a pescar langostas en aguas profundas. A estos pescadores se les paga entre mil y 1,250 dólares por la pesca que realizan durante unos quince días.

Una Ola muerta.

Una “ola muerta” le dio vuelta a la embarcación “Capitán Waly” mientras los tripulantes y pasajeros dormían a la 1 de la madrugada, reveló preliminarmente el director de la Marina Mercante, Juan Carlos Rivera.

El funcionario aseguró que se ha integrado un comité de accidentes marítimos para determinar, no tanto quién es el culpable, sino, las causas del accidente.

“Estamos levantando información científica, técnica y objetiva a efecto de lograr concretar qué fue lo que pasó”, dijo el funcionario en un foro de canal 10.

“No me gustaría aventurar a decir lo que pasó sin tener la investigación, pero de acuerdo a la información técnica y declaraciones de los sobrevivientes tenemos como principal causa la sobrecarga del barco”, señaló.

En este punto, dijo que el barco llevaba en total 88 personas de las 56 permitidas, haciéndole perder estabilidad al momento que apareció la “ola muerta”.

Tomando en cuenta los relatos de los sobrevivientes, el funcionario dijo que una “ola muerta” le dio vuelta de campana al barco, haciéndole perder estabilidad mientras sus ocupantes dormían.

En el vocabulario de los pescadores misquitos, una “ola muerta”, es una ola gigante que aparece de la nada. Es un fenómeno común entre los pescadores, pero la sobrecarga del barco fue decisiva para que zozobrara.

Dicho de otro modo, según el funcionario, la “ola muerta” golpeó el barco moviendo a toda la gente hacia un lado y debido al sobrepeso la embarcación se dio vuelta en forma de campana.

La embarcación estaba en buenas condiciones, ya que llevaba tres días faenando en el mar con toda la documentación en regla, dijo Rivera.

Por tratarse de zona económica exclusiva donde pescan, una vez que la embarcación sale del puerto, la responsabilidad marítima recae sobre el capitán ya que las largas distancias marítimas que recorren impiden que las autoridades las controlen, agregó.

Rescate de sobrevivientes y fallecidos.

La entrega de algunos de los 27 cuerpos de los náufragos de la embarcación “Capitán Waly”, ocurrida en las costas de La Mosquitia, comenzó la tarde de ayer, pero sin practicarles la autopsia, como proceso médico legal, solo levantamiento y revisión de cadáveres, en un proceso de indiciarios, informó personal forense que se trasladó a Puerto Lempira.

Lo anterior, debido a varios factores, entre ellos: Falta de médicos forenses, demora en la activación de un plan de identificación de víctimas en desastres (IVD) y premura de las familias, porque la tragedia se trató de un evento accidental.

También, falta de huellas dactilares o un padrón electoral, es decir la carencia de datos y no tener con qué hacer las comparaciones, por lo que el proceso de identificación de cadáveres solo se llevó a cabo mediante métodos indiciarios, no científicos, es decir exámenes externos.

La vicealcaldesa de Puerto Lempira, Ana Julia Echeverría, afirmó que no se ha logrado identificar a varios cuerpos, por lo que “los familiares deben de tratar de reconocerlos por su vestimenta, es doloroso para todo el pueblo de La Mosquitia y todo el departamento que se encuentran de luto”.

Ante esta situación,en horas de la tarde del jueves se produjeron algunas confusiones durante la entrega, ya que varios de los cuerpos estaban en un grado de descomposición y la falta de información oficial (RNP) y precisa de los familiares, puso a prueba al personal forense que optó por comparación de vestimentas, señales o particularidades de reconocimiento de los cadáveres puestos a la vista de los familiares que se agruparon en la barra de Caratasca, en el departamento de de Gracias a Dios.

Aún con los inconvenientes en el proceso de identificación de cadáveres por parte de Medicina Forense, el titular de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), Lisandro Rosales, pidió paciencia a las familias.

Conmoción en el sepelio de los primeros pescadores.

Entre lágrimas pobladores de La Ceiba y Puerto Lempira les dieron el último adiós a sus parientes en diferentes cementerios de sus comunidades.

El director de la Marina Mercante, Juan Carlos Rivera, informó esta mañana que han sido entregados 23 cuerpos a los familiares de los pescadores muertos, para su cristiana sepultura.

Por su parte la vicealcaldesa de Puerto Lempira, Ana Julia Echeverría, explicó que no se han entregado algunos cuerpos debido a su alto grado de descomposición y falta de reconocimiento.

“A los que quedaron sin reconocer y los que están en descomposición y que sus familiares no los pueden mover a sus pueblos, vamos a apoyarles en darles la cristiana sepultura aquí en Puerto Lempira”.

La funcionaria, añadió que están a la espera de la llegada de tres cuerpos que no fueron reconocidos y dos que nadie los fue a reclamar.

Vea nuestra galería de imagenes.

Volver

Comentarios