test

El Salvador: Cuatro policías a prisión preventiva por torturar, privar de libertad e intentar quemar vivo a un joven

Publicado: 20 Septiembre 2019 | Visto 150 veces

A prisión preventiva mientras dure el proceso judicial. Esa fue la resolución de la jueza del Juzgado de Paz de Apopa tras finalizar la audiencia inicial contra cuatro policías acusados por intentar asesinar, torturar y privar de libertad a un joven en ese municipio, el 8 de marzo pasado.

Los imputados fueron identificados como el cabo Pedro Gómez Cañas, con ONI 9400; y los agentes Pedro Antonio Hernández Guerra, ONI 27103; Alexánder Adalberto Mendoza Cuéllar, ONI 28209; y Josué Nahúm Mendoza Hernández, ONI 33598.

Todos eran miembros de la Sección Táctica Operativa (STO) de la delegación de la Policía Nacional Civil de Apopa, al norte de San Salvador, cuando fueron capturados el 14 de abril pasado por la Unidad de Asuntos Internos de la PNC de ese municipio.

La juzgadora, sin embargo, decidió subsumir la privación de libertad "dentro del delito de tortura que es más grave. "Que se unan los procesos (de homicidio agravado en grado de tentativa y tortura) es una decisión que tomará el Juzgado de Instrucción", explicaron las autoridades del Juzgado de Paz de Apopa.

El caso contra la víctima, identificada en el proceso con la clave Enero, ocurrió en marzo pasado.

El joven, según familiares, iba a visitar a su novia cuando fue interceptado por los policías de la STO bajo sospecha de pertenecer a estructuras delincuenciales.

Tras las investigaciones contra los agentes, la policía, sin embargo, negó tenerlo perfilado como pandillero.

La FGR dice que logró certificar que el joven recuperó el conocimiento y luego pudo abandonar el cañal donde los agentes lo habían dejado por muerto, pues estaba rodeado de llamas.

Al salir, logró pedir ayuda a unas personas que casualmente ubicaron a una patrulla de la PNC donde viajaban dos de los agentes agresores del joven. Ellos, tras simular que atenderían a la víctima, lo pasearon por varios minutos antes de llevarlo a un centro de salud. En ese tiempo, según le contó después la víctima a los fiscales, los policías le amenazaron para que no los denunciara.

Volver

Comentarios