test

Honduras: Padre envenena a sus tres hijos y luego se suicida con gramoxone

Publicado: 07 Octubre 2019 | Visto 1023 veces

Sin la presencia de su madre, Elizabeth Maradiaga Osorto, quien vive en España hace año y medio, se les dio terraje a sus tres hijos menores de edad que fueron envenenados por su padre y que este después se suicidó.

Llanto, impotencia y dolor profundo en los corazones, familiares, amigos y vecinos de los tres niños que fueron envenenados, dieron el último adiós a los infantes, en el cementerio de la localidad.

Los habitantes del caserío “La Libertad”, donde residían los niños junto a su padre, sus abuelos y bisabuelos maternos, acompañaron a los dolientes en el peor de sus momentos de su vida, en velar y dar terraje a sus tres infantes, que el viernes en la noche su progenitor los envenenó.

Consternados e incrédulos sobre lo sucedido estaban la mayoría de los pobladores de la comarca, ya que jamás se había dado un caso como el mencionado, que ha dejado tristeza y dolor, donde los niños de la zona recuerdan cómo jugaban juntos.

En la casa donde fueron velados, se hizo un rezo para luego emprender camino al cementerio, que con dificultad, por lo inaccesible de la zona, fueron sacados los tres ataúdes en hombros por los hombres de la aldea.

Los dolientes y vecinos cargaron los ataúdes en hombro por la calle que los condujo al cementerio, donde estaba la fosa lista para el terraje, donde fueron colocados los niños, de mayor a menor edad.

Los forenses no pudieron hacer lo mismo con el caso del padre de los menores, Óscar Efraín Blanco (30), que se envenenó, ya que los familiares de este en la comunidad de Tapaire, Choluteca, lo enterraron el mismo sábado a las 5:00 de la tarde por el estado de descomposición que estaba.

Óscar Eduardo (11), Maynor Josué (9) y Óscar Efraín (6), todos de apellido Blanco Maradiaga, fueron sepultados en una sola fosa, sin embargo el abuelo de los niños, Carlos Maradiaga, no pudo ir ante la impotencia, mientras que su esposa sí lo hizo, pero estuvo incontrolable al ver a sus nietos bajo tierra.

Johana Maldonado, prima de Elizabeth Maradiaga Osorto, la madre de los tres niños, dijo que el padre de los infantes le daba mala vida, al grado de golpearla en varias ocasiones, ya que era un hombre violento, pese a que cuando convivían juntos asistían a iglesias cristianas, siendo la última la “Pentecostés”.

“Por la mala vida que él le daba a ella, es que mi prima decidió buscar nuevos horizontes y se fue para España. Ella le mandaba dinero a él primero, pero después decidió enviárselo a sus los padres para que ellos compraran la comida y esto le molestaba, más los chismes que le metieron a él hizo que desencadenara en una tragedia”, dijo.

Elizabeth no era una mujer “loca” con los hombres, siempre respetó a su marido, pese a la mala vida que le dio, sin embargo Óscar Efraín Blanco sí tenía otra pareja en la comunidad de Tapaire.

Por su parte el señor Pedro Laínez, vecino de la familia doliente, dijo que el duelo es de toda la comunidad de La Libertad, ya que nunca había sucedido algo así, peor los niños que no tenían nada que ver en los problemas de los adultos.

Volver

Comentarios