El gobierno mexicano sometido por le narco trafico y el crimen organizado

Publicado: 18 Octubre 2019 | Visto 326 veces

México vivió este jueves una nueva jornada de violencia y caos. La capital del estado de Sinaloa, Culiacán, fue escenario el jueves de intensos tiroteos y bloqueos viales tras la localización de uno de los hijos del capo Joaquín “El Chapo” Guzmán, quien al parecer quedó libre.

La operación provocó el caos en las calles y una fuga de presos de una cárcel de esta ciudad del noroeste de México.

Los incidentes causaron 21 heridos por arma de fuego y un número indeterminado de fallecidos, entre los que no habría militares o efectivos de la Guardia Nacional, explicó el secretario estatal de Seguridad Pública, Cristóbal Castañeda, en un balance preliminar casi a medianoche. Además, 27 presos se fugaron del penal, agregó.

Después de horas de balaceras, de la aparición de vehículos incendiados en distintos lugares de la ciudad y del llamamiento a la calma del gobierno estatal, hombres armados continuaban circulando por las calles en plena noche y algunas vías seguían cortadas. No se apreciaba una presencia destacada de las fuerzas de seguridad.

José Luis González Meza, uno de los abogados de la familia de “El Chapo”, declaró a The Associated Press que familiares de Guzmán le indicaron que “Ovidio está vivo y está libre”, aunque dijo no tener información más detallada de lo sucedido durante la tarde.

Durazo explicó que 30 elementos de la Guardia Nacional y del ejército fueron agredidos desde una vivienda cuando realizaban un patrullaje, que los militares repelieron la agresión y tomaron control del domicilio y que fue entonces cuando localizaron en su interior a cuatro personas, una de ellas Guzmán López.

Sin embargo, agregó, grupos de delincuencia organizada rodearon el lugar “con una fuerza mayor” que la de los militares y sembraron el pánico en diversos puntos de la ciudad, por lo que el gobierno federal optó por detener el operativo.

“Con el propósito de salvaguardar el bien superior de la integridad y tranquilidad de la sociedad culiacanense los funcionarios del gabinete de seguridad acordamos suspender dichas acciones”, dijo.

Ovidio y su hermano Alfredo, habrían asumido el liderazgo de una parte del cártel de Sinaloa, desde la extradición de su padre a Estados Unidos en enero de 2017.

Las balaceras en diversos puntos de Culiacán comenzaron tras las acciones de las fuerzas federales. En las redes sociales se difundieron vídeos en los que se veían camionetas con civiles armados y ametralladoras de gran calibre, vehículos quemados en algunas vías y en casetas de peaje en las afueras, una práctica que los grupos del crimen organizado suelen utilizar para impedir la movilidad de las autoridades.

“Nada funciona”, dijo a la AP por teléfono Ricardo González, un trabajador del Congreso estatal que se encerró en su casa después de recoger a su hijo de 15 años en la escuela. “Hay psicosis, nadie sabe qué está pasando, pero todos tenemos miedo y ya nos han dicho que mañana no nos presentemos en el trabajo”.

El gobernador, Quirino Ordaz, confirmó en declaraciones a Milenio Televisión que se suspendieron las clases pero dijo que los negocios sí funcionarían.

Ovidio Guzmán es hijo de Joaquín Guzmán Loera y Griselda López Pérez, su segunda esposa, con quien “El Chapo” también procreó a Joaquín, Édgar y Griselda Guadalupe.

Estados Unidos incluyó a Ovidio, junto con su medio hermano Iván Archivaldo Guzmán Salazar, alias “Alejandro Cárdenas Salazar”, “El Chapito”, “César”, “Jorge”, o “Luis”, en la lista de narcotraficantes más buscados.

También su otro hermanastro Joaquín Guzmán López, alias “El Güero”, “Moreno”, o “Güero Moreno” de 34 años, quien fue acusado de conspiración para traficar cocaína, metanfetaminas y marihuana de México a otros países y a Estados Unidos entre 2008 y 2018.

El poderoso cártel de Sinaloa está fragmentado entre los hijos del Chapo, sentenciado a cadena perpetua en Estados Unidos, e Ismael “El Mayo” Zambada, otrora socio del encarcelado capo.

Con todo lo que vivió Culiacán y en procura de garantizar la seguridad de sus habitantes, el gobierno decidió dejar en libertad al hijo del "Chapo" Guzmán.

El crimen organizado en México ha demostrado su poder armamentista que poseen y con capacidad de someter a cualquier grupo, por eso surge la conclusión "El gobierno de México fue sometido por el narco trafico y el crimen organizado".

 

Volver

Comentarios