test

Renuncia Evo Morales

Publicado: 11 Noviembre 2019 | Visto 191 veces

"Era impensable, pero pasó", dijo el diario paceño La Razón en referencia al acontecimiento que sacude a Bolivia y América Latina. Evo Morales Ayma abandonó el poder después de ejercerlo 14 años y cambiar el rostro del país más pobre de la región.

Morales enfrentó un "golpe cívico-policial" y prefirió la dimisión antes de quedar en el centro de un temido baño de sangre. Había ganado tres elecciones consecutivas con más del 50% del voto. La última y forzada cadidatura selló su suerte. Semanas atrás había proclamado su reelección en primera vuelta. Su contendiente Carlos Mesa denunció fraude en un escenario cada vez más caldeado.

Morales aceptó que la Organización de Estados Americanos (OEA) auditara el recuento de votos . El domingo, los expertos aseguraron haber detectado anomalías.

El presidente convocó a nuevos comicios pero ya era tarde: los encendidos adversarios solo querían su cabeza y las Fuerzas Armadas que se proclamaban como garantes de la institucionalidad le soltaron la mano.

En pocas horas perdió el respaldo de todos los uniformados. "Denuncio ante el mundo y pueblo boliviano que un oficial de la policía anunció públicamente que tiene instrucción de ejecutar una orden de aprehensión ilegal en contra de mi persona; asimismo, grupos violentos asaltaron mi domicilio.

Los golpistas destruyen el Estado de Derecho", dijo en twitter horas después un Morales convertido en la sombra de lo que había sido.

Celebraciones
La sociedad boliviana exhibió sus heridas a flor de piel. En las principales ciudades hubo festejos y cantos de una guerra restauradora todavía por librarse. En buena parte del mundo rural imperó la tristeza, el estupor y el desconcierto por la celeridad de los hechos. Ahora se teme una revancha social.

También se registraron saqueos, incendios de viviendas, situaciones de linchamiento. "Golpe" volvió a ser una palabra con sentido histórico en una Bolivia que durante el siglo XX tuvo tantas asonadas militares que los ciudadanos perdieron la cuenta de las interrupciones.

"Le he dicho a todos los bolivianos y al mundo entero que sepan cómo grupos oligárquicos conspiran contra la democracia", señaló Morales al explicar su dimisión. "Quiero que sepa el pueblo boliviano, no tengo por qué escaparme, que me digan si estoy robando algo, que me diga, que presente una prueba". Varios funcionarios de su Gobierno pidieron asilo en la embajada mexicana.

La caída de Morales se incubó cuando el presidente perdió en 2016 la consulta popular con la que intentó obtener el derecho a pelear en las urnas por un nuevo período de Gobierno. Fue un referendo etxraño. En las redes sociales prliferaron las noticias sobre una paternidad no reconocida.

Todo terminó siendo una farsa noticiosa con un efecto premeditado: minar la confianza en el presidente. Morales luego cometió el error de pedir la bendición del Supremo para participar de las elecciones del 20 de octubre. El anhelo de permanencia enervó a propios y extraños.

Volver

Comentarios