test

Encuentran en Yucatán las minas de ocre más antiguas del continente americano

Publicado: 04 Julio 2020 | Visto 329 veces

Un equipo internacional de científicos anunció este viernes el descubrimiento de las minas de ocre más antiguas del continente americano, explotadas por humanos hace al menos 10.000 años, en una cueva sumergida en la península de Yucatán, hallazgo que abre la puerta a entender mejor la vida de los primeros habitantes de lo que hoy es el sur de México.

"Es uno de los grandes descubrimientos que se han venido dando en estas décadas", explicó a Efe el doctor Roberto Junco, subdirector de arqueología subacuática del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH), una de las instituciones que ha participado en el descubrimiento.

Los investigadores, que han publicado sus hallazgos en la revista científica Science Advances, han establecido que las minas, halladas por los buceadores Fred Devos y Sam Meacham, del Centro Investigador del Sistema Acuífero de Quintana Roo (Cindaq), en el interior de un sistema de tres cuevas que quedaron sumergidas hace miles de años, fueron explotadas por humanos hace más de 10.000 años y durante un periodo de unos 2.000 años.

Pero como señaló a Efe el doctor Junco y la profesora Brandi MacDonald, de la Universidad de Misuri y que ha analizado las muestras de las cuevas, lo más importante es que el hallazgo conecta con los restos de Naia, el esqueleto más completo hallado en Yucatán de una mujer adolescente y con una antigüedad de entre 12.000 y 13.000 años.

"La posibilidad que abre la explotación de ocre en esas épocas tan tempranas es increíble. Hay múltiples hipótesis pero me gusta pensar en Naia con la posibilidad de pintar en la pared de alguna cueva o Naia decorando su cara con símbolos de colores", dijo Junco.

Hallazgo casual

"Es una cueva explorada con anterioridad pero en 2017 me pidieron que hiciese un mapa, que es una de mis especializadas. Durante el proceso descubrí un túnel en una pared y al pasar llegamos a una restricción de unos 70 centímetros de ancho", explicó.

"Pero como durante el recorrido vimos cosas raras, piedras apiladas una encima de otras, estalactitas rotas, pensamos que alguien había estado ahí antes, lo que era imposible. Eso nos dio ganas de seguir adelante. Aunque no era fácil pasar la restricción con todo el equipo, lo logramos hacer", continuó.

"Al otro lado empezamos a ver directamente cambios en la cueva hechos con toda claridad por humanos. Fue el buceo más memorable que he hecho en los casi 30 años de profesión", añadió el buceador.

Devos, Meacham y otros buceadores de Cindaq tomaron más de 20.000 fotos y horas de vídeo de 360 grados durante ese buceo inicial y otro centenar de sumergidas en los siguientes meses.

Con la ayuda del supernordenador de una universidad estadounidense, esas fotografías y vídeos se han convertido en un modelo tridimensional de las cuevas que está permitiendo a los científicos estudiar el hallazgo sin tener que bucear a las cuevas.

"El ocre de esas cuevas es de muy alta calidad. Es básicamente pintura lista para ser usada. Otros depósitos no tienen tanta calidad y el ocre tiene que ser purificado. El de las cuevas de Yucatán, cuando se seca y calienta se vuelve de un color rojo vibrante. Se pega a todo. Probablemente esa es la razón por la que era tan valorado y se arriesgaron para minarlo", dijo MacDonald.

Volver

Comentarios