test

Murió a los 77 años Duch, ex jefe de una prisión del Pol Pot

Publicado: 02 Septiembre 2020 | Visto 247 veces

El carcelero y torturador del Jemer Rojo camboyano, Kaing Guek Eav, alias 'Duch', murió este miércoles a los 77 años en Nom Pen mientras cumplía una cadena perpetua por crímenes contra la humanidad, tortura y asesinato.

Duch, el primer jemer rojo condenado por los crímenes del régimen genocida del Pol Pot (1975-1979), padecía problemas graves en los pulmones y fue ingresado el pasado lunes en el Hospital de la Amistad Jemer-Soviética, donde falleció poco antes de la una de la madrugada.

Youk Chhang, director ejecutivo del Centro de Documentación de Camboya, recordó que la muerte de Duch ha coincidido con una festividad budista y agregó que espera que sirva para unir a los camboyanos y recordar a las víctimas del régimen maoísta del Jemer Rojo.

"Su muerte es un recordatorio para todos de que si cometes crímenes contra la humanidad, serás condenado hasta tu muerte", manifestó Youk Chhang, según el diario "Phnom Penh Post".

Duch, que llegó a mostrar su arrepentimiento durante el juicio aunque luego trató de buscar clemencia al alegar que solo había seguido órdenes, fue responsable de la tortura y muerte entre 12.000 y 16.000 personas en Tuol Sleng (TS-21), una escuela de la capital convertida en prisión y centro de tortura.

Museo de la memoria
Antiguo profesor de matemáticas, Duch documentó minuciosamente los prisioneros que ingresaban en la cárcel, que ahora es un museo de la memoria en el que se exhiben las fotografías de las víctimas y las celdas donde eran torturadas.

La mayoría de los guardas eran adolescentes a los que Duch adoctrinaba para torturar aprovechando la facilidad para manipularlos.

Hombres, mujeres y niños eran torturados y obligados a firmar confesiones falsas en TS-21. Los que no morían durante las torturas eran asesinados en los macabros campos de exterminio y enterrados en fosas comunes.

Tras la caída del Jemer Rojo, Duch vivió en el anonimato pero fue detenido en 1999 y en 2007 acusado formalmente por las Cámaras Extraordinarias de las Cortes de Camboya (CECC), un tribunal especial auspiciado por la ONU.

Fue sentenciado a 30 años de cárcel en el 2010, condena que fue elevada a cadena perpetua en una vista de apelación dos años más tarde.

"Insisto en decir que soy responsable del sufrimiento de personas en el S-21. Pido perdón por las almas de las personas que murieron en el S-21 y pido a las víctimas que acepten mis excusas y que me concedan su perdón", aseguró durante la vista de apelación.

Sin embargo, las víctimas criticaron que después sus abogados pidieran su liberación al alegar que no era un dirigente destacado del Jemer Rojo y solo se limitó a cumplir órdenes.

Volver

Comentarios