test

Una hondureña forma parte del equipo que elaboró el cóctel de anticuerpos que fue suministrado a Donald Trump

Publicado: 26 Octubre 2020 | Visto 246 veces

La hondureña Sonia Mireya Yánez, forma parte del equipo que elaboró el cóctel de anticuerpos que fue suministrado al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para su tratamiento tras contagiarse de COVID-19.

Sonia Mireya Yánez, tiene una maestría en Ciencias Administrativas y una licenciatura en negocios, es la gerente del departamento de bioestadísticas y administración de datos clínicos en la Farmacéutica Regeneron.

La destacada hondureña detalló que ella emigró hacia Estados Unidos bajo el programa Estatus de Protección Temporal (TPS), desde hace 20 años.

“Empezamos a trabajar en este proyecto desde abril cuando la compañía seleccionó a las personas, incluyéndome a mí, lo que hago en este departamento es manejar la data clínica”, indicó Yánez.

Explicó que el objetivo del cóctel de anticuerpos es reducir en un 90 por ciento la carga viral del COVID-19 en el cuerpo.

“El componente contiene dos anticuerpos en forma de gancho, estos dos cortan los picos y el virus no tiene chance de añadirse a las células”, destacó la catracha.

Yánez destacó que en las pruebas tuvieron dos resultados, la primera es que un grupo de personas que contrajeron el virus y tuvieron un sistema inmunológico debilitado, fueron los que se recuperaron de manera rápida.

No obstante, el grupo que su sistema inmunológico era fuerte cuando se infectó, tardó más en recuperarse.

En ese sentido, argumentó que la razón por la que el presidente Trump seleccionara el cóctel que suministra Regeneron es debido a que tenía un sistema inmunológico debilitado por el virus.

Explicó que, “se le aplicó el cóctel al primer grupo con un sistema inmunológico bajo, quienes se sanaron en siete días. Mientras que el segundo grupo con un sistema inmunológico fuerte tardaron 13 días en sanar”.

La hondureña aseguró que el medicamento trabaja mejor en las personas que tienen el sistema pobre y no fuerte, fue por esa razón que le suministraron el cóctel a Trump, porque es una persona con un sistema débil y por ende en riesgo.

Una dosis de ocho gramos fue administrada al presidente estadounidense, de 74 años, mientras permanecía internado en un hospital militar menos de 24 horas después de que se confirmara su contagio de COVID-19.

La hondureña es originaria de Palestina, en el municipio de Patuca, Olancho, comunidad a la que a través de la iglesia a la que asiste, hacen llegar algunas ayudas a través de su familia.

Al tiempo que invitó a los jóvenes a no desistir de sus sueños y perseguirlos, aunque las circunstancias sean difíciles, “yo les puedo decir que para mí no ha sido fácil, pero he luchado y aquí estoy gracias a Dios y mis esfuerzos”.

Volver

Comentarios