test

Bruselas en máxima alerta terrorista continua totalmente paralizada

Publicado: 23 Noviembre 2015 | Visto 774 veces

La capital de Bélgica amanece este lunes, primer día laborable de la semana paralizada. Escuelas y universidades en la región de Bruselas capital están cerradas, lo mismo que centros deportivos y piscinas, museos, grandes cadenas y centros comerciales como Decathlon o Ikea, así como la entidad bancaria Belfius, que ha optado por cerrar sus oficinas en Bruselas.

El metro continúa un día más sin circular y muchos belgas han optado por el teletrabajo, tras la decisión de ayer del Ejecutivo belga de mantener por tercer día la alerta terrorista en el nivel más elevado consecuencia del riesgo de atentado “grave e inminente” que existe en el país.

El órgano de coordinación y análisis de la amenaza (OCAM) volverá a analizar la situación a lo largo del día, lo mismo que el consejo de seguridad nacional, que se reunirá para revaluar la situación esta tarde. Hasta entonces, la capital seguirá funcionando a medio gas y con un fuerte dispositivo militar y policial que sigue desplegado en lugares clave como el centro de la ciudad o el barrio europeo.

La investigación y la operación contra el yihadismo no ha terminado y la prueba es que Salah Abdeslam, con orden de búsqueda y captura desde que huyera hace diez días de país y enemigo público número 1 de Bélgica, sigue huido.

Las autoridades belgas lanzaban el domingo por la tarde una macrooperación con 19 registros simultáneos efectuados en siete barrios de Bruselas capital, entre ellos Molenbeek y Schaerbeek, y otros tres en Charleroi en los que no encontraron ni armas ni explosivos.

El resultado de momento es de 16 detenidos. Entre ellos, no se encuentra, sin embargo, el joven de Molenbeek que según algunos medios de comunicación belgas habría conseguido huir del dispositivo desplegado por las unidades especiales de la policía belga en Lieja para atraparlo.

“La operación no ha terminado, continuaremos durante las próximas horas y días”, explicaba esta mañana el ministro de interior, Jan Jambon, que ha eludido pronunciarse sobre si los registros de ayer han conseguido reducir el riesgo de amenaza terrorista.

La población sigue esta situación sin precedentes la última vez en que se alcanzó el nivel de alerta 4 fue a finales del 2007- inquieta tras un fin de semana de máxima tensión que ha paralizado por completo la ciudad. De ahí que muchos hayan optado este lunes también por tomárselo con calma.

Hay comercios que han abierto pero de momento la ciudad continua a medio gas. Embajadas e instituciones europeas también han decidido hoy reforzar la seguridad. Muchas de ellas han dado consignas a sus empleados para que limiten sus salidas y han animado a sus funcionarios y trabajadores a quedarse y trabajar desde casa.

Volver

Comentarios