test

GRACIAS AL FRACASO TENGO ÉXITO

Publicado: 09 Junio 2016 | Visto 1426 veces

María Cristina Bustamante de León, originaria de Nicaragua, llegó a Estados Unidos hace 31 años con muchos sueños y metas para crecer como persona y profesional, es madre de tres hijos, tiene 3 nietos, y como profesión estudió Transportación Área.

La vida para nuestra entrevistada no fue fácil, lo que si podemos decirles es que es una guerrera. “Trabaje en diferentes actividades, como cajera, vendiendo productos de belleza, algunos artículos de uso personal, en lo que me preparaba para llegar a ser la dueña de mi propio negocio”. Nos comparte Bustamante.

El estado de Louisiana fue su primera casa, luego se mudo a Los Ángeles California. “Salí buscando nuevos horizontes, estando allá logre alcanzar el puesto de asistente de Mánager en una tienda grande de esa ciudad, trabaje en el Aeropuerto de los Ángeles en transportación Área”, relata.

En el 2001 regreso de nuevo a Louisiana con la resolución de abrir su propio negocio, pero al realizar que no tenía los recursos económicos para poner la tienda, decidió comenzar a vender productos en las afueras de un edificio como minorista ambulante, La Pulga fue otro de los puntos de distribución de su producto. “Tuve varios negocios, y nuevamente fracase dijo con su voz entrecortada; ingresaba dinero pero nuca podía ver la luz del día, solo en retroceso, a pesar de todo nunca desistí”. Dijo

Aunque María está lejos de ser una científica, nos recuerda la historia de Thomas Alba Edison, que puede servir de motivación a cualquiera que ha experimentado los fracasos. Thomas fallo 999 veces en su intento por inventar la bombilla de luz, fue hasta en el número 1,000 que lo logró. La gente se preguntaba como había hecho para salir adelante a pesar de que estaba fallando todo el tiempo, el respondió diciendo. “No fueron mil intentos fallidos, fue un invento de mil pasos”

“Descubrí que la mala administración del tiempo y dinero me llevaba al fracaso en cada negocio que puse”, con un brillo en sus ojos añadió gracias a Dios, he corregido mi error y ahora tengo un negocio que crece día a día”.

El Pinolero es un negocio de servicio a la población y sobre todo a la comunidad nicaragüense porque tiene muchos productos de su país. “Me gusta el negocio y lo hago como un servicio a las personas, como dijo Albert Einstein “Como sabía que no era imposible lo hice”

Fuente: Jambalaya News
Volver

Comentarios