test

Donald Trump lanza su campaña pensando siempre en los inmigrantes ilegales

Publicado: 19 Junio 2019 | Visto 313 veces

Donald Trump lanzó este martes por la noche su campaña para la reelección en 2020 pidiendo el voto contra “la izquierda radical”, rescatando anhelos y fantasmas de la campaña de hace cuatro años, incluida Hillary Clinton, fuera de la ecuación.

Rodeado de miles de seguidores en un pabellón de Orlando, el republicano sacó pecho por la buena marcha de la economía, pero los miedos movilizan más que las satisfacciones, así que cargó duramente contra la inmigración ilegal.

También acusó a los demócratas de no haber aceptado su victoria en 2016 y de haber provocado todas las investigaciones que se ciernen sobre su figura. El republicano es el ganador que debe preservar el título, pero consiguió que pareciera una revancha.

“Lo único que estos políticos corruptos entenderán es un terremoto en las urnas”, clamó. En la calle, otras placas sísmicas se movían: miembros del grupo de ultraderecha Proud Boys se cruzaban gritos contra manifestantes anti-Trump.

La cola impresionaba a las cinco de la tarde. Recorría varias manzanas, sugiriendo que algunos quedarían fuera del estadio con capacidad para 20.000 personas, y seguirían el espectáculo en las pantallas gigantes en los jardines exteriores.

Al final, sin embargo, casi todo el mundo pudo entrar y fuera la cosa murió en cuanto empezó a llover. “¿Usted ve esta fila que espera para entrar? A la gente le molesta que la gente se la salte y eso es lo que está pasando con la inmigración. Mis abuelos vinieron aquí haciendo todos los papeles”, decía a la entrada Juan Chacón, de 38 años, nacido en Los Ángeles y de origen mexicano.

Nada sugiere que el republicano pretenda moverse un centímetro del tono y los mensajes que tan buenos resultados le dieron en 2016. Habla para su electorado y nadie más. Ni siquiera variará apenas el eslogan de su campaña: de ‘Hagamos grande a América’ pasa a ‘Mantengamos América grande'.

La principal diferencia es que Trump cuenta ahora con una campaña mucho mejor financiada y organizada que hace cuatro años, en gran medida por el apoyo del Comité Nacional Republicano. Y ya no le basta con poner del revés a los demás, sino que tendrá que defender también su gestión ante un país que mayoritariamente la desaprueba.

“Hemos conseguido más que cualquier otro presidente en los primeros dos años y medio de mandato y bajo unas circunstancias con las que ningún otro ha tenido que lidiar”, dijo Trump antes de recrearse en los datos boyantes del empleo, la rebaja de impuestos o la masiva desregulación emprendida por su Gobierno.

Como suele ser la norma, el capítulo dedicado a ensalzar sus políticas no fue más que un punto y aparte pasajero en un discurso más dedicado a ajustar cuentas que a vender propuestas de futuro.

Trump dijo haber vivido “bajo asedio” desde que llegó a la Casa Blanca, perseguido por una trama rusa a la que volvió a referirse como un “timo”, y maltratado por una nebulosa de enemigos.

“Realmente van a por vosotros”, le dijo al público. “Trataron de borrar vuestro voto y el legado de la campaña y las elecciones más grandiosas que probablemente haya vivido este país”. Por momentos, dio la sensación de que el tiempo se había detenido.

Trump mencionó más a Hillary Clinton que a sus potenciales rivales demócratas para el 2020, a lo que el público respondió entusiasmado con el ya clásico “enciérrenla”.

Volver

Comentarios